30 años de un Museo Vivo, dentro y fuera, el de Artes Populares de Serrablo

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, María Victoria Broto ha participado en los actos que conmemoran el treinta aniversario de la apertura del Museo Ángel Orensanz y Artes Populares del Serrablo, que se inauguraba un sábado 25 de agosto de 1979, fruto de la colaboración entre el escultor aragonés Ángel Orensanz, la Asociación Amigos de Serrablo y el ayuntamiento de Sabiñánigo.

Broto ha destacado el trabajo que se ha “ llevado a cabo durante este tiempo, en esta casa de montaña, con todo lo que conlleva para los montañeses de tradiciones, historia, vivencias personales y conservación del patrimonio del que los sabiñaniguenses nos sentimos orgullosos”.

El Departamento de Cultura del Gobierno de Aragón colabora anualmente con esta institución dentro del programa de ayudas y subvenciones a archivos y museos de toda la Comunidad. El apoyo económico ha estado siempre destinado a las labores de restauración que se llevan a cabo a través de la Asociación Amigos del Serrablo.

Ha tenido un recuerdo especial para las gentes vinculadas al museo y que “ hacen posible su continuidad, pero especialmente para los que no están ya con nosotros como desde Julio Gavín a Regino y los fallecidos este año José Luis Pueyo y Juan Claver, estos ultimos representando en el patronato a Ángel Orensanz, pero que han sabido siempre conservar y difundir la historia de Sabiñánigo”.

Por su parte el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, ha manifestado que “ es un centro vivo dentro y fuera de estas paredes, con actividades que se promueven desde el mismo, y de ejemplo están las 22 publicaciones de la colección A lacena de yaya, conferencias, charlas y exposiciones durante el año”.

El museo serrablés está situado en un edificio típico del Pirineo aragonés llamado Casa Batanero del siglo XIX y cuenta con una superficie de 680 metros cuadrados en los que se exponen enseres y dependencias de casa pirenaicas.

Con motivo de este aniversario ha sido inaugurado el remodelado de tres salas, abriendo al público la falsa, que se ha tematizado como tal recinto, la nueva dedicada a la medicina popular que se ubica junto al jardín y la de vestimenta tradicional anexa a la actual de textil.

La idea de este museo parte del desaparecido Julio Gavín, preocupado por el desmantelamiento que se estaba produciendo en los pueblos deshabitados Desde un principio se piensa en Casa Batanero de El Puente y en la escuela de Sardas, edificios ambos de singular interés. Al final se determina por la primera que había sido comprada recientemente por el escultor Ángel Orensanz, al que se le propuso a su vez que la vendiese a la Asociación. No lo hizo, ofreció una contrapropuesta : hacer un museo conjuntamente, él ponía la casa y “Amigos de Serrablo” la restauraba.

Una primera reunión formal se tuvo a finales de 1976 en el Ayuntamiento de Sabiñánigo, a quien se pretendía involucrar en el proyecto, estando presentes en la misma los hermanos Orensanz En abril de 1977 se lleva a efecto una segundo encuentro en Zaragoza a la que concurren los citados hermanos, por Amigos de Serrablo Julió Gavín, Antonio Durán Gudiol y Domingo Buesa. En esta cita se acuerda nombrar como propietario del museo al Ayuntamiento de Sabiñánigo, si acepta, a Domingo Buesa como director y denominar oficialmente al museo como “Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo”. En septiembre se certifica que el Pleno adopta el acuerdo, siendo el 4 de enero de 1978 cuando se acepta definitivamente la donación del inmueble con destino a Museo.

Comentarios