La fábrica de Ercros en Sabiñánigo reduce un 12% sus emisiones

Ercros Sabiñánigo

Entre 2007 y 2008, la factoría serrablesa de Ercros, enmarcado en las divisiones de Química básica y Tratamiento de aguas, redujo sus emisiones en un 12%. En el conjunto de los centros productivos de la compañía la reducción de las emisiones fue del 31%, cifra que alcanza el 54% si se toma como referencia los últimos cinco años (2003-2008).

Por lo que respecta a la calidad de sus expediciones, cabe mencionar que el centro de Sabiñánigo ha reducido un 71% el índice de reclamaciones por parte de los clientes, que en 2008 fue de 0,02%. En el conjunto de los centros de Ercros, el porcentaje de suministros satisfactorios a clientes alcanzó el 99,92%, lo que implica una reducción de las reclamaciones del 68% en los últimos cinco años.

El centro de Sabiñánigo tiene acreditados sus sistemas de gestión de la prevención, el medio ambiente y la calidad según las normas OHSAS 18001, ISO 14001 e ISO 9001, respectivamente, y está inscrito en el registro de sistemas de gestión y auditoría ambiental EMAS (Eco-Managment and Audit Scheme), de carácter voluntario y uno de los más exigentes en al ámbito europeo.

A lo largo del año pasado, la fábrica obtuvo la autorización ambiental integrada (AAI) conforme a la Directiva europea IPPC, sobre control y prevención integrados de la contaminación. También ha realizado importantes avances para el cumplimiento del Reglamento europeo Reach, sobre registro, evaluación y autorización de sustancias químicas, con el pre-registro completo de las sustancias químicas afectadas que usa, fabrica o importa.

Entre las actuaciones más significativas llevadas a cabo en 2008 en el centro de Sabiñánigo destaca el desarrollo del proyecto de cambio de tecnología en la fabricación de cloro y potasa cáustica para adoptar la tecnología de membrana. Esta tecnología, que estará operativa a finales de este año, representa una mejora de las prestaciones medioambientales en el proceso de producción, un importante ahorro en el consumo de energía eléctrica a la vez que el centro gana autonomía en la disponibilidad del cloro y se evita el transporte por carretera de alrededor de 5.000 toneladas anuales desde el centro de Flix (Tarragona).

El proyecto ha requerido una inversión de 17 millones de euros y responde al compromiso de la compañía de adaptar sus plantas de cloro a la nueva tecnología que en 2020 habrá de sustituir la tecnología de mercurio, hasta hoy usada mayoritariamente en España.

El centro aragonés, junto a los otros centros productores de cloro de Ercros, cumple los límites de emisión de mercurio al agua y a la atmósfera, así como el contenido del mismo en los productos fabricados, estipulados en el segundo Acuerdo Voluntario para la protección Ambiental y el Control de las Emisiones del Sector Cloro-álcali Español, suscrito por Ercros en enero de 2006.

Comentarios