La zona noreste de España está en mejores condiciones que el resto para superar la crisis económica

Según una investigación elaborada por el Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Zaragoza sobre la sociedad española ante la actual crisis mundial , el cuadrante nororiental español presenta mejores condiciones socioeconómicas para poder afrontar un nuevo orden económico ante la primera crisis global del siglo XXI gracias a una menor tasa de paro y mayores niveles de formación y renta familiar.

Según este estudio, en el que han colaborado el Instituto Geográfico Nacional y el Instituto Nacional de Estadística, el cuadrante septentrional de la península ibérica presenta una condición socioeconómica más elevada que la media española que lo convierte en un cuadrante de oro de la economía española y, por tanto, con mayores posibilidades de caminar hacia otro modelo productivo, ligado a la modernización e intensificación de las actividades productivas y al uso intensivo de las tecnologías ecosostenibles.

La investigación, elaborada por los investigadores Ángel Pueyo Campos, José Luis Calvo Palacios, María Zúñiga Antón, José Miguel Jover Yuste y Jorge Alberto Jover Galtier del Grupo Estudios en Ordenación del Territorio (GEOT), analiza la evolución del paro en España desde 1976 hasta 2010, en relación al nivel de renta y de formación, entre otros parámetros.

Otra conclusión a la que se ha llegado tras la elaboración de este estudio es que la actual crisis ha quebrado una década de crecimiento en la economía española y ha producido un espectacular aumento de las cifras del paro, comparables a las alcanzadas en la década de los 90 del siglo pasado, que afecta a toda España, con un incremento medio del 100%.

En la evolución de la tasa de paro entre el 2006 y el 2009 destaca el aumento del paro en el arco mediterráneo y las islas con el desplome del sector inmobiliario, las actividades complementarias y disminución de los ingresos turísticos. Pero también crece el paro en espacios con un tejido industrial orientado a la exportación como el Valle del Ebro, Madrid o su entorno.

Las nuevas cifras de paro en España, que afectan especialmente a Andalucía, la costa mediterránea y muchas de las provincias castellanas, son el reflejo de la crisis

inmobiliaria, y de la construcción, la débil demanda de los servicios turísticos, la bajada de la producción de la industria, en especial la industria auxiliar y del automóvil, la pérdida de la competitividad del sector agrícola y el resurgir de tradicionales bolsas de paro, enmascaradas por las subvenciones de sectores públicos en territorios que, según se apunta en el estudio, no aprovecharon los años de bonanza.

Comentarios