Borau celebra sus fiestas mientras la Iglesia de Santa Eulalia avanza en su estado de ruina

El mal estado de la iglesia de Santa Eulalia es una de las principales preocupaciones del alcalde de Borau, Daniel López, y es que la iglesia ha sido declarada en ruinas mientras que el Obispado de Jaca, propietario de la iglesia, se ‘echa balones fuera y se lava las manos’ según López. En cuanto a proyectos del núcleo continúan las obras del nuevo Ayuntamiento, se han pavimentado algunas calles, se ha construido un muro de contención del río y se ha renovado un parque infantil, muchos frentes para una población de cincuenta habitantes fijos, número que ha aumentado en los últimos años, algo de lo que se siente orgulloso el alcalde.

Los habitantes de Borau están pendientes del estado de la iglesia de Santa Eulalia, declarada en ruina por la arquitecta municipal, pero desatendida por su propietario, el Obispado de Jaca. El alcalde de la villa, Daniel López, ha expresado su malestar porque la iglesia se encuentra en el centro de Borau junto a casas habitadas y un posible derrumbe podría tener nefastas consecuencias, no sólo materiales, sino también personales. Sin embargo, López no quiere ser pesimista y se muestra esperanzado porque el Gobierno de Aragón ha mostrado su interés por el estado de la Iglesia.

Además, tal y como ha indicado el alcalde de la villa, se trabaja en otros proyectos como las obras del nuevo Ayuntamiento que van a continuar un año más, se ha renovado el parque infantil, el frontón, un muro de contención del río, se ha mejorado la carretera de acceso y enmarcado en las obras del plan de inversión local se ha pavimentado una calle del casco urbano.

Borau celebra estos días sus fiestas, y como es habitual, en su programa no faltan actividades para todos los públicos, con novedades como la actuación de una vedette y otras más tradicionales como la actuación del Grupo Folklórico Alto Aragón. El domingo será la romería a San Adrián de Sasabe y la misa en la ermita y el martes, día grande, será la Misa en honor a la Natividad de Nuestra Señora, el vermú popular y el final de las fiestas.

Comentarios