Un anuario pone de manifiesto el momento de crisis que vive Aragón desde 2008

El Instituto Aragonés de Empleo (INAEM), el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) y Caja Inmaculada (CAI), publican por séptimo año consecutivo el anuario “Empleo y Población en los Municipios y Comarcas de Aragón”. Esta publicación se ha afianzado como una herramienta útil para conocer la evolución y el comportamiento del mercado de trabajo en la Comunidad Autónoma aragonesa y en cada una de sus provincias, comarcas y municipios. Entre las conclusiones del estudio figura la pérdida de dinamismo del mercado de trabajo aragonés durante 2008. Su población se incrementó gracias a la llegada de inmigrantes, porque disminuyó el número de habitantes nacionales. Disminuyó el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social y de contratos, y la población extranjera suscribió el 33,1% de los contratos formalizados en 2008.

Entre las principales conclusiones del estudio, figura que el mercado de trabajo aragonés abandonó en 2008 el dinamismo que venía mostrando en los últimos años, y al igual que a nivel nacional, experimentó un progresivo deterioro del empleo, que se hizo más notable en los últimos meses del año. La crisis económica se fue intensificando a lo largo del año, lo que provocó un detrimento continuado de la actividad que desembocó en pérdidas de empleo que afectaron a todos los sectores económicos, lo cual se reflejó en todos los indicadores del mercado laboral.

Es preciso considerar una serie de rasgos estructurales de la población, que inciden en el mercado de trabajo aragonés: el crecimiento demográfico no sería posible sin la llegada de inmigrantes, que suponen una parte cada vez más importante de la mano de obra; otros factores estructurales son la relativamente baja tasa de actividad, o la desigual distribución de la población en el territorio.

Población

A 1 de enero de 2008, la población de Aragón ascendía a 1.326.918 habitantes, un 2,3% más que el año anterior. Este es el mayor incremento desde 1998, y se sitúa dos décimas por encima de la media española. Según el avance del padrón municipal publicado recientemente, la población de aragonesa a 1 de enero de 2009 ascendía a 1.342.926 personas.

         El incremento de la población se ha debido en su totalidad a la llegada de extranjeros, ya que la población española ha disminuido en 255 personas. Este segmento de población tiene cada vez más peso en la Comunidad, donde ya representa el 11% de la población total, al igual que en las tres provincias aragonesas.

         Únicamente se redujo la población en cuatro comarcas, mientras que en otras quince, el crecimiento demográfico fue superior a la media de Aragón, destacando Valdejalón, donde aumentó un 7,3% respecto a 2007.

        

Según las proyecciones de población para los próximos diez años, la población aragonesa moderará su ritmo de crecimiento ya que se prevé que aumente un 8,6%, en este periodo.

Afiliación a la Seguridad Social

  

La caída del empleo se ha manifestado con intensidad en 2008 siendo más patente en el último trimestre del año. A 31 de diciembre el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social alcanzó las 560.894 personas, lo que supuso una disminución del 4,7% respecto al año anterior, en línea con la caída de la afiliación registrada en España (4,3%). Los últimos datos disponibles, a marzo de 2009, reflejan una continuidad en esta tendencia de disminución de la afiliación ya que en este mes se registró una caída interanual del 6,9% hasta los 549.895 afiliados.

          El grupo más afectado ha sido el del empleo asalariado, ya que la afiliación al régimen de autónomos se ha mantenido. Dentro de los regímenes especiales, el Agrario y el de la Minería fueron los que perdieron más empleos, mientras que el de Empleados del Hogar fue el único que creó empleo.

          Por comarcas, el número de afiliados aumentó en cinco de ellas: La Ribagorza, Bajo Aragón-Caspe, Matarraña, Campo de Cariñena y Sobrarbe. En el otro extremo destacan Jiloca, Tarazona y el Moncayo y Aranda, todas ellas con una caída de la afiliación superior al 10%. Además, las zonas más dinámicas frenaron su capacidad de generar empleo, como son las zonas donde se aglutinan la mayor parte del tejido empresarial: D.C. Zaragoza, Hoya de Huesca, Comunidad de Teruel, Ribera alta y Ribera baja del Ebro y Cinco Villas.

Contratación

          El número de contratos suscritos durante 2008 disminuyó un 6,5% respecto al año anterior, alcanzando los 466.083, y con un mayor descenso en el caso de los contratos firmados por hombres. Además, la contratación femenina supera a la masculina en diez comarcas, encabezadas por Sierra de Albarracín, Hoya de Huesca y Zaragoza.

          Las Comarcas de Bajo Aragón-Caspe, Valdejalón y Campo de Cariñena fueron las que más incrementaron los contratos suscritos, mientras que los retrocesos más acusados se registraron en Campo de Belchite y Alto Gállego.

          El peso del sector servicios en la contratación supera la media autonómica en siete comarcas: Zaragoza, Sobrarbe, La Jacetania, Tarazona y el Moncayo, Hoya de Huesca, Ribagorza y Alto Gállego. Mientras que la construcción pasa de cinco a dos las comarcas donde se supera el 25% de la contratación: Andorra- Sierra de Arcos y Los Monegros. En las actividades industriales destacan Aranda y Bajo Martín, y en la Agricultura sobresale especialmente Bajo Aragón-Caspe.

Contratación de extranjeros

          La población extranjera ha suscrito el 33,1% de los contratos formalizados en 2008. Más de la mitad proceden de Rumanía, Marruecos, Ecuador y Colombia. Los rumanos son la población más contratada en la Comunidad de Calatayud, Aranda y Campo de Daroca; los marroquíes en Matarraña y Cuencas mineras, mientras que los ecuatorianos ocupan la primera posición en Tarazona y el Moncayo y los colombianos en La Sierra de Albarracín y La Jacetania.

          Las ocupaciones con mayor volumen de contratación extranjera en 2008 fueron los Peones agrícolas y de industrias manufactureras, Personal de limpieza, Albañiles y Peones de la construcción.

Movilidad en la contratación

         Aragón continúa siendo una Comunidad Autónoma que atrae empleo, aunque esa fuerza de atracción haya disminuido como consecuencia del deterioro del mercado laboral. La disminución de la contratación provocó un descenso en la movilidad, especialmente de las personas que salen a trabajar fuera. El saldo de contratos entre los que salen a trabajar fuera de la Comunidad y los que vienen de otros lugares sigue siendo positivo (5.758 contratos) ya que es superior el número de personas que entran a trabajar a Aragón.

          Los principales destinos de los que van a trabajar fuera son Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Navarra, Murcia, La Rioja y País Vasco, siendo a su vez las Comunidades que aportan mayor cantidad de trabajadores a Aragón, además de Andalucía.

         Zaragoza es la comarca en la que hay más movimiento de contratos. Destacan también los focos de atracción de mano de obra en el Pirineo Oscense, en torno a la Franja de Huesca, y en el Campo de Cariñena, mientras que la provincia de Teruel se caracteriza por ser la que menos capacidad receptora tiene entre las provincias aragonesas.

Paro registrado y prestaciones por desempleo.

        

El número de personas paradas a 31 de diciembre en Aragón aumentó un 75,3% respecto al año anterior, siendo más intenso el aumento del desempleo entre los hombres (129,6%) que entre las mujeres (36,5%), representando las últimas el 45,5% del total de desempleados. En los primeros meses de 2009 se ha anotado la misma tendencia de incremento del número de parados ya que los últimos datos disponibles, hasta mayo de 2009, muestran un incremento del 99%, hasta los 81.334 desempleados.

         Los parados registrados aumentaron en todas las comarcas aragonesas, con los mayores incrementos en La Ribera Baja del Ebro, Comarca de Jiloca, y Campo de Borja; en el otro extremo se encuentra el Maestrazgo, Campo de Belchite y La Ribagorza con incrementos entre el 20% y el 30%.

         El número de solicitudes de prestaciones por desempleo se incrementó un 121% en Aragón, superior al 67,7% de la media nacional, y el número de beneficiarios casi se ha duplicado en el último año (91,6%).

         El número de perceptores ha aumentado por encima del 50% de media en Aragón, y se ha dado en la práctica totalidad de las comarcas, excepto en la Ribagorza y en el Campo de Belchite, donde han disminuido. Este aumento se concentra en el eje central del Valle del Ebro (Comarcas de Zaragoza, Ribera Alta y Ribera Baja del Ebro) y sustancialmente en las comarcas del Jalón, Comunidad de Calatayud y Tarazona y el Moncayo.

El anuario se presenta en formato CD y contiene además de los datos del año 2008, la información completa de los seis ejercicios anteriores, lo que permite un estudio amplio y detallado del mercado laboral de nuestra región. Al igual que en las dos últimas ediciones, el CD incorpora una aplicación informática que permite descargar los datos seleccionados e incluye además la opción de búsqueda para facilitar la navegabilidad. La publicación se acompaña de un cuadernillo en el que se analiza la evolución del empleo y la población en el año 2008.

Comentarios