La morosidad de las administraciones ahoga a muchas empresas de la construcción altoaragonesas

2003070501 construccion.jpg

La actual situación económica de crisis ha llevado a las administraciones públicas a adquirir cierto grado de endeudamiento con las empresas del sector de la construcción, la mayor parte de ellas inmersas en los proyectos del actual plan E. Desde la Federación de Asociaciones de la Construcción en la provincia de Huesca, su gerente Manolo Torres, ha afirmado que la morosidad de las administraciones es un factor de ahogo para muchas empresas de la construcción.

Según Torres, el conocido como Plan E "no debería ser un fondo para la ejecución de trabajo, sino para haber incidido en la morosidad", y califica el nuevo plan, que se pondrá en marcha el próximo año, como "una buena noticia", eso sí, "debería ir acompañado de una serie de garantías" para que los empresarios que ejecuten los nuevos proyectos puedan cobrarlos

Pese a que en la FAC se reciben constantemente quejas de este tipo, miran con expectación el nuevo Plan E, pues aseguran que "todo lo que contribuya a dinamizar el sector, es positivo"

CIERRE DE EMPRESAS

Recientemente, el Observatorio Socioeconómico publicaba un dato poco alentador para los empresarios: este 2009, la provincia cuenta con 272 empresas menos que el pasado año. El descenso neto en la provincia de Huesca viene motivado por la disminución en el número de "personas físicas", es decir, autónomos, mientras que el número de sociedades anónimas y limitadas se mantiene estable a nivel provincial. Además, Comisiones Obreras aportaba esta semana otro dato negativo, en este caso de expedientes de regulación de empleo. El número de ERE's en la provincia de Huesca asciende a 62 en este año 2009. Las empresas en cuestión cuentan con un total de 1.504 empleados, viéndose afectados 1.154 (perdiendo temporal o definitivamente sus ocupaciones).

La mayoría de los expedientes presentados son de suspensión, un 71 por ciento; también hay de reducción de jornada, un 14,5 por ciento; y de extinción, un 11 por ciento. El resto son de reducción de plantilla.

Comentarios