El PP llevará a las Cortes de Aragón el caso de 2 niños de Escalona que no pueden usar el bus escolar que pasa por su casa

La diputada popular Ana Grande, ha anunciado que el grupo del PP presentará diferentes iniciativas en las Cortes para resolver “un caso de evidente discriminación” en el que dos niños de 3 años no pueden utilizar el autobús escolar que pasa por su casa para ir al colegio, lo que obliga a sus familiares a hacer 4 viajes diarios.

Tras viajar a Escalona para conocer personalmente la situación denunciada días atrás en los medios de comunicación por el alcalde Ramiro Revestido, desde el Partido Popular aluden a la situación que viven los alumnos del municipio de este municipio altoaragonés, cuyo centro educativo está abocado al cierre el próximo curso escolar.

Aunque el centro todavía podía seguir abierto este año al contar con tres alumnos (uno de 12 años y dos de 3) las familias coincidieron en que, en interés de los menores, resultaba mejor que los más pequeños iniciaran su escolarización en Aínsa. Decisión que se tomó a pesar de la oferta del alcalde de la localidad, Ramiro Revestido, que ponía a disposición de los niños servicio de comedor para mantener abierto el centro de Escalona. No obstante, y tras conocer la decisión de los padres, Revestido asumió el criterio de las familias e inició con ellas los contactos oportunos para proceder a la escolarización.

La DGA, sin embargo, ha sido inflexible ante el deseo de las familias tras afirmar que, por criterios de proximidad, les corresponde ser escolarizados en Laspuña. Se da la circunstancia, que el PP considera discriminatoria, de que otros alumnos de la zona no se ven sujetos a las mismas limitaciones, y han podido matricularse con normalidad en los centros preferidos por sus padres, aunque no sean los preceptivos bajo los criterios de proximidad.

Ahora, los niños de Escalona se enfrentan a una situación que Revestido considera “un claro agravio comparativo y un problema innecesario para los niños y las familias”. En un caso, la madre debe trasladar al alumno de tres años en su propio vehículo a Laspuña, a siete kilómetros. El niño, en consecuencia, hace cuatro viajes diarios y recorre casi treinta kilómetros mientras el autobús escolar que se dirige a Aínsa, paradójicamente, pasa frente a su domicilio. Otro tanto sucede con el segundo menor, que, de acuerdo con las instrucciones de la DGA, tampoco puede hacer uso de él.

El alcalde Ramiro Revestido facilitió el encuentro entre las familias afectadas y la diputada Ana Grande, que se ha comprometido a emprender las iniciativas parlamentarias que sean necesarias. El propio Revestido señala que “no se solicita nada que no se haga ya en otros municipios, donde la administración ha demostrado algo más de sensibilidad y ha sido flexible con los deseos de las familias y los intereses de socialización de los niños”.

Comentarios