El Instituto Catalán de Finanzas sale al rescate de Boí Taüll ante la situación de Nozar

La continuidad para la próxima temporada de la estación leridana de esquí de Boí Taüll y sus instalaciones hoteleras anexas parece asegurada después de que el Instituto Catalán de Finanzas, ICF, habría accedido a avalar una cantidad equivalente a dos millones de euros para permitir que se inicie la temporada con toda normalidad.

Según indican algunas fuentes digitales, “la operación, que aún no ha concluido, ha supuesto una negociación a varias bandas entre el propietario del grupo Nozar, Luis Nozaleda, los bancos que otorgarán los créditos para mantener la actividad de la estación invernal y el banco público de la Generalitat”.

Recordemos que Nozar presentó el viernes de la semana pasada una de las mayores suspensiones de pagos de la historia de las constructoras españolas. El pasivo total superaba a 31 de diciembre de 2008 los 2.052 millones de los cuales las deudas bancarias superan los 700 millones.

Como publicó “El Confidencial”, Hacienda es el principal acreedor de Nozar con una deuda de 180 millones de euros, lo cual explica que tuviera tanto interés en evitar el concurso.Según fuentes del proceso, el grueso de esa deuda procede del IVA generado por operaciones de venta de inmuebles y por los propios canjes de activos por deuda con los acreedores, que están gravadas al 16%.

Al margen de sus participaciones bursátiles, la mayor parte de las filiales del grupo están ya comprometidas: el 89% de la participación de Boi Taul; el 31% de Aguas de Panticosa; y el 100% de Granja Ibérica Alcudia, Nozesba, Bano Real, y Explotadora de Minas Panticosa, así como el 37% de Qualia Lácteos se encuentran pignorado en garantía de diversas operaciones crediticias de la sociedad. Entre sus empresas asociadas, tiene pignorado el 100% de Loma del Rey, El Pinar, Marcos Sotoserrano, Servicios Índice y Fundo de Investimento Inmobiliario.

Comentarios