Ingresa en prisión uno de los atracadores de la joyeria de Coso Real

La policia sigue investigando el atraco a la joyeria de Coso Real. De los cuatro autores, uno pudo ser detenido y tres consiguieron huir.

Desde el domingo las fuerzas de seguridad del Estado vienen realizando distintas acciones encaminadas a detener a los autores y si guardan relación con otros robos sucecidos este verano en Huesca y provinci como el ocurrido en el fin de fiestas de San Lorenzo en la Farmacia Marro, cuando los ladrones se apoderaron de 62.000 euros según consta en la denuncia

COSO REAL

Los hechos sucedían el pasado domingo a las 3 horas, cuando los sistemas de seguridad y vigilancia del Centro Comercial “Coso Real”, alertaron a agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local de Huesca, ya que en el mismo se detectaba actividad anormal. Como consecuencia del operativo resultaba detenido el ciudadano rumano de 28 años de edad y con antecedentes por los mismos hechos. El detenido era trasladado a la prisión de Zuera por orden del Juez de Instrucción de Guardia de Huesca.

Los hechos se produjeron, según la Subdelegación del Gobierno, de la siguiente manera: al llegar las dotaciones policiales al lugar de los hechos, se desplegaron para intentar controlar el máximo número de salidas posibles que tiene dicho recinto, observando la rotura de un cristal de la puerta de acceso próxima a la autovía, procediendo a entrar en el interior para inspeccionar.

Fue en la galería principal cuando observaron la verja de seguridad de la Joyería fracturada, numerosos cristales por el suelo, y unas sombras que corrían hacia el final de la galería principal.

Los ladrones, que todavía se encontraban en el interior del Centro Comercial, intentaron de forma infructuosa salir por diversas puertas de emergencia, siendo esto frustrado por los policías que estaban en el exterior. En su huída subieron por el almacén hacía la segunda planta encontrándose en una zona sin salida a la cual llegaban de forma inminente los policías que realizaban la batida del centro comercial.

Como única vía de escape, los delincuentes optaron, utilizando una escalera, por subir a las vigas de sujetan la cubierta del centro, a más de 12 metros de altura. Al ver que no había salida por el techo se dejaron caer sobre las estanterías, acción que causó daños al centro comercial. Los investigadores no descartan que alguno de ellos se lastimara al caer sobre numerosos botes de cristal.

Una vez en la planta baja continuaron su huida por la misma zona de entrada, saliendo al aparcamiento donde iniciaron una carrera veloz en varias direcciones, logrando los policías detener a uno de los autores.

Una vez en el interior se pudo encontrar dos patas de cabra de grandes dimensiones, dos puntales de hierro de los que se utilizan en la construcción de edificios, guantes y pasamontañas.

Comentarios