Sigue sin llegar la recuperación de los Cosos de Huesca

Casa Vilas

El Coso Alto y Bajo de Huesca sigue a la espera de que la iniciativa privada recupere alguno de sus edificios más emblemáticos. Los derribos de Casa Vilas o el de Luces de Bohemia sólo han dado paso a un solar cuyo futuro sigue siendo incierto, mientras algunas comunidades de vecinos tan solo llevan a cabo mejoras puntuales que tampoco acaban de mejorar el aspecto de esta importante vía de la ciudad. Desde el Ayuntamiento se dice que estos solares están dando una imagen negativa que no se corresponde con la realidad de la ciudad, pero que tampoco pueden intervenir sobre ellos.

A pesar de la urgencia con la que se intervino en la antigua Casa Vilas y la Nevería el solar al que dio paso el derribo sigue igual que hace 8 años. Los problemas entre propietarios dilataron en el tiempo una solución que parece no llegar. Por si fuera poco, el hallazgo de una serie de restos que hay que conservar no han facilitado la gestión del suelo, hoy un espacio degradado y que afea el entorno. No obstante se espera que este sea el solar en el que antes se comience a edificar.

Por lo que respecta al edificio de Luces de Bohemia, sigue sin destino, mientras en el Ayuntamiento de Huesca no hay noticias acerca del futuro del inmueble. Aunque se habló de la posibilidad de llevar a cabo un hotel, la propiedad, la promotora Masari, no ha decidido nada al respecto.

En lo que respecta al Cosos Bajo solo encontramos obras en estos momentos en el número 4. La fachada ha sido cubierta por unos andamios para reparar el tejado y uno de los inquilinos está llevando a cabo obras de acondicionamiento de una de las viviendas. En todo caso, estamos hablando siempre de obras menores no de recuperación integral de este bloque de viviendas.

Justo al lado se ubica el edificio de las antiguas Nuevas Sederías, cuyo estado produjo en su día desprendimientos de cascotes que cayeron en la calle Padre Huesca. En todo caso, el deterioro del inmueble es galopante.

En otras zonas, especialmente del Coso Bajo, la situación no es mucho mejor. Por ejemplo, la denominada Casa del Fumador continúa deshabitada y deteriorándose, a pesar de que el Ayuntamiento favoreció un proyecto que, de momento, sigue paralizado. Hace unos días tuvieron que intervenir los bomberos porque unos ocupas habían provocado un fuego.

Desde el Ayuntamiento, el Alcalde dice que poco puede hacer sino esperar, mientras reconoce que ninguno de los propietarios de los mencionados inmuebles y solares han presentado iniciativa alguna en el Ayuntamiento.

Comentarios