Aprovechamiento de agua de las piscinas municipales de Barbastro

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, y el concejal de Urbanismo, Luis Sánchez, presentaban el proyecto de aprovechamiento de aguas recicladas de las piscinas municipales para riego de zonas públicas. Esta innovadora iniciativa supondrá la reutilización de 11.523 metros cúbicos de agua anualmente.

La legislación aragonesa obliga a vaciar diariamente el cinco por ciento del agua que contiene cada vaso de las piscinas municipales, por lo que esa cantidad puede ser reutilizada. A dicho porcentaje se suma el agua utilizada para la limpieza de los filtros de las piscinas y aquella que se tira una vez se vacían los vasos a final de cada temporada, que es el volumen íntegro de las mismas

Con la reutilización de esta agua, vertida actualmente al alcantarillado, se pretende efectuar parcialmente el riego de las instalaciones municipales que se encuentran próximas a las instalaciones deportivas. Concretamente, este sistema permitirá reutilizar 11.523 metros cúbicos de agua anualmente, de un consumo total de 26.679, lo que supone cerca de la mitad del agua consumida. Dicha cantidad se utilizará para regar los parques de la Paz y Félix de Azara, el césped de la piscina al aire libre y los campos de fútbol de hierba natural y césped artificial.

Este proyecto pionero, financiado en un 75 por ciento por la Diputación Provincial de Huesca y en un 25 por ciento por el Ayuntamiento de Barbastro, supone la construcción de una balsa con capacidad para 2.500 metros cúbicos de agua, construida con materiales sueltos y lámina de impermeabilización, y la infraestructura necesaria para poner en marcha este aprovechamiento del agua de las piscinas tanto climatizadas como de verano.

El Ayuntamiento de Barbastro ha adjudicado a la empresa Transportes y Excavaciones JJ Torres la ejecución de esta obra por un importe de 210.004,76 euros, lo que supone un porcentaje de baja respecto al precio de salida de 8,30. El plazo de ejecución previsto es de dos meses. El primer edil barbastrense explica que la intención del ejecutivo municipal es “no destinar sólo la adjudicación sino también la baja del precio de salida para realizar mejoras en el proyecto”.

Estudio técnico

El estudio realizado considera un balsa de 2.500 metros cúbicos es suficiente para, teniendo en cuenta las necesidades de riego y los días en los que se producen, albergar los excedentes de las piscinas, que son de 8.100 metros cúbicos anuales en el caso de las cubiertas y 3.400 en el de las de verano.

Para aprovechar las aguas procedentes de los escurridos de las piscinas se necesitan dos instalaciones de bombeo, una de ellas en las piscinas cubiertas y la otra junto al edificio de filtración de las piscinas de verano. Los bombeos irán a la balsa de regulación proyectada.

La desinfección de las aguas de riego se realizará mediante luz ultravioleta previa instalación de un filtro de mallas con luz de paso de 20 micras para limitar la turbidez. Se ha elegido este sistema ya que los técnicos han considerado que es el más adecuado teniendo en cuenta el uso final del agua. Como medida de prevención ante situaciones de brote o riesgo de legionelosis se proyecta también un sistema de desinfección mediante dosificación de hipoclorito, que también servirá como elemento de mantenimiento.

Comentarios