Casa Aísa continúa acogiendo ancianos dependientes

Casa Aísa, inauguración, 1 de septiembre 09

Desde su apertura el pasado 1 de septiembre, el centro de día para personas mayores dependientes Casa Aísa ha acogido a 19 personas en sus instalaciones. La capacidad total es de 35, que se irán ocupando cuando haya solicitudes aseguran desde la fundación gestora. En estas primeras semanas de trabajo se están preparando los Planes de Atención Individualizada para los usuarios.

El día de su inauguración fueron 6 los ancianos que ya acudieron al centro para pasar el día. La plantilla total de trabajadores ya está en sus puestos y consta de 12 personas. En estos momentos su servicio hace posible la estancia a algunas de estas personas desde el desayuno hasta la cena, y conforme pase el tiempo irán planificando actividades para los usuarios como puedan ser salidas por la ciudad.

Era un centro muy esperado porque hace más de dos años que se había inaugurado y la puesta en marcha de Ley de Dependencia, que da el derecho a recibir una prestación como ésta a miles de dependientes, hacía suponer la necesidad del centro. En la actualidad no está al completo aunque esté abierta a más incorporaciones, la causa podría ser que muchas familias prefieren una prestación económica que les permita cuidad a sus mayores en casa a una plaza en un centro de día como éste.

La Fundación Rey Ardid fue la adjudicataria para su gestión, y asegura que es un centro muy amplio y muy bien equipado. Esta abierto de 8 de la mañana a 8 de la tarde y cuenta con salas de descanso, terapia ocupacional, despachos de consulta y atención, comida y comedor. Se han incorporado a su puesto de trabajo 12 personas que atenderán a los ancianos dependientes. Entre ellos: un médico y auxiliar técnico sanitario, seis auxiliares gerocultores, fisioterapeuta y terapeuta ocupacional. Desde el Instituto Aragones de Servicios Sociales (entidad a la que pertenece el centro) este equipo de profesionales atiende las necesidades personales básicas, terapéuticas y socioculturales de las personas mayores con diferentes grados de dependencia, promoviendo en lo posible su autonomía, la permanencia en su entorno habitual y proporcionando un apoyo familiar. Además hay una empresa para preparar las comidas.

El centro Casa Aísa, con una superficie construida de 3.000 metros cuadrados, cuenta con distintas zonas de descanso (con televisión y comedor), varias salas destinadas a terapia ocupacional y rehabilitación, así como despachos de atención y consulta (médico, enfermera,&).Las instalaciones se completan con un jardín de 650 metros cuadrados, que combinan zonas ajardinadas con pavimentadas.

Comentarios