Empieza la vacunación contra la gripe estacional en Monzón

Este lunes 28 de Septiembre comienza la campaña adelantada de vacunación contra la gripe estacional en Monzón, al igual que en el resto de Aragón, con la intención de que no coincida con la de la gripe A. Este año, el Departamento de Salud aragonés asegura que esta vacunación responde a una necesidad real y está recomendada por los expertos en Salud Pública, dada la coexistencia con nuevo virus. El número de dosis previstas para la campaña 2009-2010 es de más de 250.000 a las que se sumaría si fuera necesario un 20% más de dosis ya reservadas, una reserva mayor que otros años porque se espera que haya más gente que se vacune.

La campaña pretende minimizar el impacto de la gripe estacional y así afrontar de una manera más segura la incidencia del nuevo virus de la gripe A.

La vacuna estacional está recomendada con carácter general a las personas mayores de 65 años y, además, a aquellas que no siendo mayores de 65 años presentan factores de riesgo, como enfermedades pulmonares, cardiovasculares, metabólicas, hepáticas, renales, neuromusculares y patologías que producen inmunosupresión. También está indicada a las mujeres embarazadas. Del mismo modo, se aconseja que se vacunen las personas que pueden transmitir la gripe a grupos de riesgo, como los profesionales sanitarios, los trabajadores de instituciones geriátricas o de centros de cuidados de enfermos crónicos. Tal y como señalaba la concejal de salud del Ayuntamiento de Monzón, Isabel Blasco.

Las vacunaciones se efectuarán en el Centro de Salud de Monzón en horario de 12 del medio día a 2 de la tarde y los profesionales con factores de riesgo deben acudir a su mutua laboral.

Los objetivos de las campañas antigripales son reducir en lo posible la mortalidad y morbilidad asociadas a la gripe, y el impacto de la enfermedad en la comunidad.

La gripe es una enfermedad de origen vírico que se transmite con facilidad por vía respiratoria. Una vez contraída la infección sólo cabe el tratamiento de sus síntomas. Los niveles de protección que ofrece la vacuna son elevados y duraderos (de 6 a 12 meses), y resultan efectivos a partir de las dos semanas de su administración. Los posibles efectos secundarios suelen limitarse a reacciones locales o sistémicas, como fiebre, malestar y dolores de cabeza, que generalmente desaparecen en uno o dos días sin necesidad de tratamiento.

Hay que recordar que las vacunas de la gripe A y estacional son diferentes y sólo protegen contra el virus para el que están creadas.

Comentarios