Los Técnicos del Ministerio de Hacienda creen que las nuevas medidas fiscales van “a lo seguro y a lo fácil”

La supresión de la deducción de los 400 euros y la subida de los tipos de las rentas de capital e IVA, antes que abordar otras modificaciones fiscales, que incidan verdaderamente sobre las “rentas altas” son medidas que critican los técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA), al considerar que el Gobierno ha preferido ir “a lo seguro y a lo fácil”. Este colectivo considera “injusto” que la clase media, y especialmente los asalariados y pensionistas, carguen con la mayor parte de la subida fiscal anunciada por el Gobierno el pasado sábado.

Gestha -que calificó las nuevas medidas de "limitadas" y con "escaso poder recaudatorio"- aplaudió la subida de las rentas de capital por considerar que permitirá acercar los tipos de las rentas del ahorro a las rentas del trabajador o del autónomo, situadas a partir del tipo mínimo marginal del 24%.

Los Técnicos estiman que el 5,7% de los contribuyentes que ganan más de 60.000 euros anuales pagarán el 84% de la subida del tipo de gravamen. Por otro lado, Gestha considera que la eliminación de la deducción de 400 euros en el IRPF es "positiva" siempre que los 5.700 millones adicionales que recaude el Estado se empleen en políticas que mejoren el bienestar de las familias con menos ingresos, y no en sufragar el déficit público. Los técnicos calculan que esta medida afectará al 96,12% de los españoles que ganan menos de 60.000 euros.

Asimismo, los Técnicos aplauden la reducción de cinco puntos del Impuesto de Sociedades y la medida equivalente para los autónomos, aunque estiman que tendrá un impacto también "reducido" debido a la actual coyuntura de crisis económica que dificulta la obtención de beneficios y el mantenimiento del empleo en el sector empresarial, integrado mayoritariamente por pymes. Gestha calcula que a esta medida se podrán acoger cerca de 520.924 pequeñas empresas y 2.173.138 autónomos que facturan menos de 5 millones y tienen menos de 25 trabajadores.

Por el contrario, los Técnicos critican la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)  por considerar que afectará principalmente a los colectivos con menor poder adquisitivo como son los cerca de 18,4 millones de pensionistas y los "mileuristas" que en la actualidad representan el 63% de los asalariados y autónomos.

Según los técnicos, cerca de 26 millones de las personas que perciben unos ingresos por debajo de 30.000 euros (el 88,76% del total) pagarán buena parte de la subida de este impuesto, lo cual retraerá el consumo que es, a su vez, una de las causas del desplome de la recaudación del IVA en este último año.

Gestha aclara que el tipo súper reducido del 4%, que el Ejecutivo no ha modificado, y con el que se gravan los alimentos de primera necesidad, los libros y revistas, los medicamentos, las prótesis, los vehículos adaptados a minusválidos y las VPO de régimen especial, tiene un peso pequeño sobre el total de la base imponible de este impuesto, por lo que puede hablarse de una subida "prácticamente generalizada" en el IVA. En la actualidad, las Bases Imponibles del régimen ordinario representan el 89,93% del total de bases (incluidas las Bases de los regímenes especiales).

Con la propuesta gubernamental, Hacienda cobrará 5.150 millones de las empresas, principalmente de las casi 7.000 grandes empresas (0,21% del total) que aportarán casi el 60% de la recaudación adicional.

En opinión de este colectivo, la recaudación adicional de este tributo podría haberse conseguido sobre los impuestos especiales que gravan el tabaco, el alcohol, la cerveza o los hidrocarburos, cuya recaudación redundaría beneficiosamente en la salud pública y en el medio ambiente.

Con el fin de aumentar la recaudación fiscal y aligerar la carga impositiva de las clases medias y bajas, los Técnicos de Hacienda plantean una batería de medidas adicionales entre las que destacan:

1.- El restablecimiento del Impuesto de Patrimonio para 47.614 contribuyentes que declaran un patrimonio individual neto de deudas superior a 1,5 millones de euros, lo que permitiría al Estado ingresar unos 1.240 millones adicionales.

2.- La modificación de la ley española de Instituciones de Inversión Colectiva para incluir un nuevo requisito que establezca un límite máximo de participación en una SICAV, con el fin de evitar los abusos de patrimonios familiares.

3.- La supresión de la tributación al 24% de los sueldos y primas de deportistas extranjeros de alto nivel para que tributen por el IRPF como cualquier ciudadano residente en España.

4.- Nuevos Impuestos y tasas medioambientales que graven las emisiones de CO2 de las empresas y particulares, el uso de combustibles fósiles, los residuos contaminantes o el empleo de bolsas de plástico, con importantes deducciones que favorezcan la innovación y la inversión en sistemas productivos más limpios.

5.- Autorizar a los 8.000 Técnicos del Ministerio de Hacienda a asumir mayores responsabilidades para reducir el fraude fiscal y mejorar el control del gasto público de manera que el nivel de economía sumergida en España -actualmente en el 23% del PIB- pueda converger con los países más avanzados de la UE, e incrementar la recaudación en 38.000 millones de euros anuales defraudados en impuestos y cuotas de la Seguridad Social impagadas.

6.- Mejorar el control de las subvenciones y ayudas públicas y el control del gasto público, eliminando la externalización de servicios que puedan ser realizados con el personal disponible.

7.- Adopción de medidas tendentes a contener y reducir el gasto en altos cargos de las Administraciones Públicas y del Sector Publico Empresarial, constituyéndose así en un ejemplo para el resto de los ciudadanos.

Comentarios