Ambiente de pesimismo en la Jornada de Riegos

Riegos del Alto Aragón ha celebrado su undécima Jornada Informativa, y lo hacía en un ambiente de pesimismo y de falta de confianza. Son muchos los problemas que tiene el colectivo encima de la mesa y el regante de base ya no cree los argumentos de los representantes políticos.

César Trillo, presidente de Riegos del Alto Aragón, hacía referencia a varias inquietudes que hay en el colectivo regante: el aumento del coste de la tarifa eléctrica, el pago de las amortizaciones de las obras de modernización del regadío y los bajos precios de los productos agrarios. Concluía: "No se va a poder llegar a hacer frente a los gastos".

Solicitaba que los regantes que han modernizado sus infraestructuras puedan percibir una ayuda agroambiental compensatoria.

La respuesta corría a cargo del presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, que se compromete a buscar una solución a estos nuevos problemas económicos del colectivo regante. Doble compromiso: A seguir impulsando medidas que permitan reducir el impacto económico de la energía, y a buscar una solución al problema de la amortización de las obras de modernización del regadío.

Marcelino Iglesias incidía en la importancia del sector primario: como productor de alimentos (en cantidad y en calidad) y como vertebrador del medio rural.

César Trillo hacía alusión también a las obras de regulación pendientes. Decía que "en caso de continuar como en la actualidad, serán muy pocas las ocasiones en que habrá garantías de dotación de agua".

Marta Morén, directora general del Agua (del Ministerio de Medio Ambiente), apuntaba que se está avanzando mucho en la tramitación administrativa de Biscarrués y recrecimiento de Yesa, con el análisis de las 8.000 y 3.000 alegaciones presentadas a estos proyectos. Y se está terminando de redactar el anteproyecto correspondiente a la balsa de Almudévar, que tendrá una capacidad de 200 hectómetros cúbicos de agua.

En la Jornada Informativa se ha hablado de la unidad de cuenca y de la sostenibilidad del regadío (el nuevo Plan Nacional de Regadíos). Tomás Sancho, presidente del Comité del Agua del Consejo Mundial de Ingenieros Civiles, ponía un ejemplo de la importancia de la unidad de cuenca hidrográfica. Decía que cuando hay una gran crecida en un río, como el Ebro, las comunidades autónomas no serían eficaces si gestionaban la amenaza de forma individualizada. Añadía que es en el ámbito de la Confederación Hidrográfica del Ebro en el que se actúa con efectividad.

El colectivo regante no entiende los problemas que hay con el mundo ecologista. Y a ello hacía referencia el consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, que apunta que la conservación de la biodiversidad no puede poner en jaque las obras de modernización del regadío. Añade que "el hombre debe ser el centro de la naturaleza, sobre todo en donde hay menos de cinco habitantes por kilómetro cuadrado".

“El que resiste gana” ha sido la expresión utilizada por el alcalde de La Sotonera, Pedro Bergua (anfitrión administrativo de esta Jornada Informativa); expresión dirigida al colectivo regante. Ha dicho también que es fundamental ejecutar obras que permitan el aprovechamiento del agua; en este sentido, reivindica la construcción del Canal de la Hoya (del que Montearagón ha de ser su embalse de cola).

El vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, era el encargado de clausurar la Jornada Informativa de Riegos, y decía que "hay que aprovechar las oportunidades que ofrece una crisis". Añadía que "es el momento de hacer cosas y, además, deprisa".

Comentarios