Las fiestas de Puente Sardas presentan diversas novedades y falta voluntariado

Este año las Fiestas de Puente Sardas de Sabiñánigo, que se celebran del día nueve al doce de octubre, van a contar con algunas novedades y variaciones. Estas corresponden al cambio, por razones de seguridad, de la ubicación de los fuegos a la zona de aparcamiento de Pirenarium. El horario del pasacalles por las mañanas que, en vez de hacerse a las diez como se hacía otros años, se hará a las ocho de la mañana con la idea de que sirva de pasacalles para acompañar a la gente que sube del polideportivo y va almorzar. La comida popular se transforma en Comida de Alforja al no contar con el equipo de voluntarios y se recuperan las sesiones de baile de tarde el sábado y domingo.

Con relación al cambio de la Comida Popular la presidenta del Consejo Sectorial de Fiestas, Reyes martín, ha indicado que “ el hecho de que ya no contemos con Ramón y Aurelio ha sido el motivo de que se tenga que cambiar el formato ya que la comida la elaboraban ellos y el gasto era mínimo, porque la mano de obra era voluntaria. La situación ha cambiado, hay que encargar un catering para alrededor de 450 personas, que podría suponer unos 5.000 euros.

Pero no sólo este disparo del precio es el motivo, es que las bases reguladoras de las subvenciones dicen expresamente que no se subvencionaran las comidas de las fiestas, pero ni el Puente Sardas, ni en los pueblos ni en ningún sitio. De hecho, para Santiago hubo una Comida Inaugural de Fiestas, a la que asistieron unos 300 jóvenes, una cena de Interpeñas, a la que asistieron otras 200 y pico personas, en todas las fiestas de los pueblos hay comidas, y el Ayuntamiento no subvenciona ni un céntimo, como determinan muchas administraciones públicas”

Para la concejala de esta área se confirma que “el voluntariado es la parte más importante de las actividades de Sabiñánigo, un voluntariado que está pasando malos momentos en todos los ámbitos, no sólo en Peñas, sino en el ámbito cultural, deportivo, asociativo, en el Consejo Sectorial de Fiestas, como ya he manifestado en alguna ocasión, y las consecuencias son estas, que no nos damos cuenta de lo importante que esta labor hasta que se pierde y, sobre todo, cuando no hay relevo.”

Este año, con la Peña Edelweiss, se determino le llevar a cabo una comida de alforja, “en la que la gente se reúna y vaya a pasar un buen rato. Por ello, este año se planteo así, con la idea de recoger opiniones, ver que tal resulta, y preguntar a los vecinos si les parece bien, o prefieren un catering en el que, como en el resto de situaciones, cada uno pagaría, por decir un ejemplo, 10 euros” .

Comentarios