Seis de cada diez dependientes oscenses reciben sus prestaciones

Casa Aísa, inauguración, 1 de septiembre 09

La Ley de Autonomía Personal y Dependencia se aprobó en 2006 y llegó con grandes expectativas. Es uno de los avances sociales más grandes de los últimos años, pero necesita mucho tiempo para implantarse. Su llegada ha estado acompañada de críticas por el incumplimiento de algunos plazos. Desde el Gobierno de Aragón y el Ministerio de Sanidad, se defiende que es una ley muy amplia y que abarca un enorme número de personas, y por ello está costando mucho tiempo su implantación.

A fecha 1 de septiembre de 2009, en la provincia de Huesca hay 7.767 solicitudes presentadas, de las cuales se han valorado 6.627 casos (85,32%) y de éstos 5.728 han resultado con derecho a que la Ley de Autonomía Personal y Dependencia les conceda una la prestación que les corresponde. Ellos tienen derecho a esa prestación, lo que no significa que la estén recibiendo. El número de personas que sí están recibiendo esa ayuda, bien sea en forma de prestación económica o de servicio como por ejemplo una plaza en un centro especializado, es de 3.349, el 58,46% del total de personas ya valoradas. Las prestaciones se reparten de la siguiente manera: 71 plazas de centro de día, 566 prestaciones vinculadas al servicio, 2.112 prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar y 600 de residencia.

Las cifras de Aragón son similares, aunque algo más positivas en su conjunto. Se han presentado 35.176 solicitudes, se han realizado 28.577 dictámenes (81,24%) y 21.699 con derecho. De éstos, reciben servicio o prestación 15.983 (63,92%): 590 de centro de día, 2.899 prestaciones vinculadas al servicio, 10.217 prestaciones económicas para cuidados en el entorno familiar y 2.277 de residencia.

Lo cierto es que estos datos aumentan diariamente porque los técnicos del Instituto Aragonés de Servicios Sociales trabajan valorando día a día a muchas personas, además, en nuestra Comunidad el porcentaje de personas es ligeramente mayor a la media española.

Respecto a las personas que todavía no reciben la prestación aunque la Ley considere que tienen derecho a ella, deberán esperar un tiempo. El año 2014 es la fecha límite, pero se prevé que a este año lleguen sin prestación sólo los dependientes de grado moderado.

Comentarios