Siempre esperando

José Luis Rodrigo

Llevamos 15 años hablando de la Travesía Central. Hasta ahora, lo único que se ha conseguido son declaraciones de intenciones, estudios y más estudios. Hagamos cuentas: 5 años para que el nuevo grupo de trabajo realice nuevos estudios. A esto añadan otros tantos para decirse por el trazado, otros tanto para redactar el proyecto, otros tantos para realizar los tramites…es decir, hasta que llegue la primera voladura y se construya la infraestructura han podido pasar 40 años (siendo muy optimistas)

Estamos acostumbrados en el Altoaragón ha conseguir infraestructuras con cuenta gotas y cuando llegan han perdido el valor estratégico de cuando se diseñaron.

Recuerdo contar a mi padre que en los años 50 se hablaba de un túnel para perforar Monrepos. Iría desde “Puente de Tablas” hasta Arguis. Al final se construyeron unos túneles de dudosa utilidad ya que llegan a la misma cota que la vieja carretera y los “atascos” por las cadenas que hay que poner por cien metros son mayúsculos.

Si hablamos del túnel carretero del Somport, de lo que iba a ser un eje transeuropeo, se ha quedado en vía transregional. Un cuello de botella que no ha permitido conectarnos con Francia por una vía rápida.

Mientras tanto la otra vía “aragonesa”, el Canfranc sigue con sus “estudios” y ha quedado en una comunicación regional. Francia dice que lo apoya todo pero no esta en primera línea de sus prioridades.

En los cerca de 40 años que lleva cerrada la línea férrea Oloron-Canfranc se ha reanudado el tráfico verbalmente cada año. La realidad es que se han firmado un sinfín de documentos en cumbres hispano-francesas y de Aragón-Aquitana y la línea ahí sigue muerta.

“Francia mira hacia Alemania”. La Travesía Central, el Canfranc, las comunicaciones carreteras...cuestan muchos millones de euros ¿Quién paga? Francia para cumplir su compromiso se decanta por Cataluña y País Vasco.

En Aragón se hace todo lo posible y el refrán dice que “el que hace todo lo que puede no esta obligado a más?

Comentarios