El ayerbense Manuel Sarasa, más cerca de una vacuna contra el Alzheimer

A los enfermos de Alzheimer, a sus familiares y a la sociedad del mundo entero les interesa saber que se está trabajando mucho para prevenir y curar la “epidemia del siglo XXI”, el Alzheimer. El ayerbense Manuel Sarasa es uno de los investigadores que lidera estos estudios, no en vano, a principios de este año logró la primera Patente Europea para una vacuna que prevenga esta enfermedad que degenera las neuronas hasta borrar todos los recuerdos de una persona.

El laboratorio zaragozano en el que Sarasa es director científico, Araclon Biotech, lleva muchos años trabajando para conseguir un diagnóstico temprano de la enfermedad. Este es el primer paso para otro de sus objetivos que también está muy encaminado, el de descubrir una vacuna para el Alzheimer.

En próximas semanas, enviarán las pruebas del diagnóstico a EE.UU y China (en Europa ya las tiene reconocidas). Sarasa afirma que van a demostrar científicamente “que lo que se está haciendo ahorano está bien y hay que empezar de nuevo (…) muchos estudios que se han hecho hasta ahora no han servido en la valoración de las proteínas con las que nosotros estamos trabajando, una proteína esencial para la enfermedad.” “Confía en que la comunidad internacional se va a poner a trabajar en esto”.

La propuesta para tratar el Alzheimer “es una especie de vacuna” con la que ya han hecho ensayos con animales. El siguiente paso es hacer los ensayos clínicos con humanos. El investigadr ayerbense cree que a finales de 2010 podrán empezar con estas pruebas, primero para determinar que no es una vacuna tóxica, y después para comprobar su eficacia.

En estos momentos no hay ningún medicamento capaz de prevenir o evitar la enfermedad. En otras partes del planeta, fundamentalmente en EE.UU hay otras muchas propuestas para encontrar la cura a esta enfermedad, algunas de ellas en fases más avanzadas, pero la propuesta que se realiza desde Aragón, es en la que ha confiado la Oficina Europea de Patentes y Marcas de la Unión Europea.

En cuanto a los tiempos, Manuel Sarasa no se atreve a aproximar fechas, porque depende de la rapidez o lentitud con la que se den los permisos para experimentar y como todavía quedan los experimentos con humanos, no se sabe a ciencia cierta si van a ser resultados positivos o se alargará la investigación. De todas formas, Manuel Sarasa es optimista y cree que se llegará a encontrar la cura para el Alzheimer, una gran esperanza para enfermos, familiares y para toda la sociedad.

Comentarios