CHA lamenta que se cargue a los ayuntamiento la subida de impuestos acordada por el gobierno central

Casi 540.000 euros al año le costará al Ayuntamiento de Huesca el incremento de dos puntos en el tipo general de IVA que entrará en vigor a partir de julio de 2010. Así se desprende del informe realizado, a solicitud de Chunta Aragonesista, por los servicios de Hacienda Municipales en base a las cuentas del último ejercicio cerrado, es decir el de 2008.

Desde Chunta Aragonesista defienden que los incrementos de presión fiscal tengan carácter progresivo y que, en momentos de profunda crisis como la actual, estos son necesarios para aumentar el gasto público, reactivar la economía y redistribuir las rentas. Según el grupo político, ello se consigue poniendo el acento en las personas más ricas y no haciendo pagar lo mismo por los bienes de consumo a quien tiene mucho y a quien tiene poco. Por ello, usar el IVA como fórmula clave para aumentar los ingresos del Estado les parece un mal mecanismo.

En lo que se refiere a los ayuntamientos, varias son las consecuencias de una medida de este tipo. Desde Chunta Aragonesista apuntan, en primer lugar mermar los ya de por sí escasos recursos, así ha quedado de manifiesto en las Jornadas Municipalistas de Chunta Aragonesista celebradas este fin de semana, con los que cuentan los ayuntamientos para ejercer sus competencias. En segundo lugar, contribuir a que se reduzca la aportación del estado en proyectos compartidos dado que, sobre los porcentajes que pone cada administración, la del estado termina siendo menor al recuperar él la parte total correspondiente a IVA. Y la tercera, que se fomenta la creación de empresas o instrumentos de gestión que permitan desgravar el IVA con lo cual se pierde en transparencia y control de los presupuestos municipales.

Para Miguel Solana, portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Huesca, el PSOE está actuando como un partido liberal en lo que a política fiscal se refiere y, lejos de hacer pagar con sus medidas a los que más tienen, está poniendo el acento en cargar sobre las clases medias y bajas el 96% de la subida de impuestos. Según Solana, paganos indirectos de esta situación van a ser los ayuntamientos que, lejos de atisbarse medidas importantes que contribuyan a paliar su situación de debilidad económica, ven como se carga sobre ellos una parte del coste de las necesidades de la administración central.

Comentarios