Piris no autorizará que las obras en litigio se expongan en Filadelfia

El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, explica a Radio Huesca Digital que el Consorcio del Museo Diocesano no cuenta con el permiso del obispo de Lérida, Joan Piris, para trasladar dos obras de arte en litigio a la exposición de Filadelfia (EE UU) que por el momento ha sido aplazada.

Milián indica que “las piezas de arte no saldrán de España debido a que en otros países tiene más sentido “de la equidad y de la justicia”, y son conocedores de la sentencia eclesiástica y “no las recibirán”.

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, anunciaba en Barbastro que había dado “instrucciones a los servicios jurídicos para que soliciten al juez de Lérida que, con carácter cautelar, impida cualquier traslado de los bienes de arte sacro”. Iglesias indicaba que “sin autorización del Ministerio de Cultura y sin permiso del dueño, que es el obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, no se puede sacar ninguna obra”, ya que el Ministerio es el único organismo competente para autorizar la salida de obras de arte de España.

El obispo de Barbastro-Monzón recuerda que “la iglesia alcanzaba un acuerdo para la devolución el 30 de junio de 2008” y ha denunciado que “existen unos obstáculos por parte de las autoridades políticas catalanas que se niegan a cumplir el decreto Vaticano”. Milián destaca que el Obispo Messeguer, según pone de manifiesto la sentencia, “no compró las obras porque no eran objeto de mercadería”. Milián afirma que los bienes son “propiedad de las parroquias y no de la diócesis de Lérida”.

En el mes de mayo de 2008 el decreto del Tribunal de la Rota Romana desestimó la última demanda del Obispado de Lérida. Anteriormente el 28 de abril de 2007 se conoció el decreto definitivo de la Signatura Apostólica que no modificó el decreto del Tribunal Supremo emitido el 27 de septiembre de 2006 mientras que el 30 de junio de 2008 tuvo lugar la firma del acuerdo en Madrid entre los obispos y el Nuncio de Su Santidad en España para la devolución de los bienes. Los tribunales de la Iglesia siempre han dado la razón a Barbastro-Monzón reconociendo que la propiedad es de la diócesis altoaragonesa y que los bienes se encontraban en depósito en Lérida.

LOS BIENES EN VIA CIVIL

El litigo entró en mayo de 2008 en la vía civil por el recurso de la asociación “Amigos del Museo” de Lérida admitido a trámite por el magistrado del juzgado número 4 de Lérida que desautorizaba a los obispos de Lérida y de Barbastro y ratificaba que sería él y no El Vaticano, quien determinará la propiedad de las obras que reclama la diócesis de Barbastro-Monzón a Lérida. La asociación, que mostró su satisfacción en octubre de 2008 por la decisión del juez, basaba su defensa en la “usucapión”, figura jurídica según la cual, la tenencia continuada y pacífica de unos bienes durante un plazo determinado genera la propiedad de los mismos.

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Lérida desestimó el recurso del Obispado de Barbastro-Monzón contra el auto en el que este juzgado se declaraba competente para juzgar la propiedad de unas ochenta de las 112 obras de arte sacro que el Obispado de Barbastro-Monzón reclama al de Lérida.

En mayo de este año el Obispado de Barbastro-Monzón y el Gobierno de Aragón presentaron en el Juzgado de Primera Instancia de Barbastro la demanda civil mediante la que se exige la devolución de los bienes aragoneses depositados en el Museo Diocesano de Lérida. Ambas instituciones reclamaron el “exequatur”, instrumento judicial que homologa una sentencia extranjera, basándose en el Concordato de España con el Vaticano de 1953.

La decisión del Obispado y del Gobierno de Aragón estaba motivada por la reiterada negativa de los miembros del consorcio para entregar al obispo de Lérida, Joan Piris, las 112 obras de arte para su devolución y piden por medio de los acuerdos Iglesia-Estado que se cumpla la sentencia de esta entrega.

La presentación fue simultánea con la correspondiente demanda del Obispado de Barbastro, con el objetivo común de recuperar los bienes depositados en Lérida. El Obispado actúa como propietario de los bienes, mientras el Gobierno de Aragón es codemandante y actúa en cumplimiento de la previsión del Estatuto de Autonomía de promover el regreso a Aragón de los bienes integrantes de su patrimonio cultural. El asunto continúa actualmente en los juzgados de Lérida y Barbastro.

Comentarios