Denuncian que el ayuntamiento de Berbegal quiere hacer una consulta antidemocrática

La localidad de Berbegal se encuentra sumida en un conflicto que enfrenta al equipo de gobierno, de CHA, con una parte de la población. Se pretendía construir un pabellón multiusos o polivalente, cuestión que encontró el rechazo de muchos de los vecinos por su ubicación, en una zona conocida como "El Parque". En los últimos días, han aparecido pancartas y pintadas contrarias a esta construcción. A la vista de esta situación, el equipo de gobierno ha repartido un impreso con el que se pretende realizar una consulta popular. Sin embargo, el que sólo deban rellenarla los vecinos contrarios a esta construcción, indicando todos sus datos, ha llevado al Grupo Municipal Socialista del ayuntamiento de Berbegal, a calificarla de no democrática al no ampararla el secreto de votación.

En su nota, los responsables municipales aseguran que nadie se ha interesado en conocer realmente la infraestuctura prevista, ni se han utilizado los cauces de participación ciudadana ofrecidos a través del Boletín de Información Municipal. Recuerdan que algunos se han dedicado a realizar pintadas o a colocar pancartas. Por ello, desean conocer el verdadero alcance del rechazo a esta infraestructura, por lo que se ha repartido un impreso, que los vecinos contrarios al proceso deberán depositar en el buzón de sugerencias del ayuntamiento, en el que muestran su disconformidad con la construcción de un pabellón polivalente con plaza peatonal en su parte superior, en los terrenos de la actual zona conocida como parque. Los firmantes, deberán indicar su nombre y apellidos, dirección y DNI.

El grupo municipal socialista ha respondido a estos actos, asegurando que la ubicación no es la adecuada, en una zona de recreo de la población infantil y escolar, además de tener un gran valor sentimental para la mayoría de los vecinos, y no se ha dado ninguna alternativa. Añaden que los concejales del PSOE no conocen ningún proyecto, puesto que sólo les entregaron una memoria valorada, en la que no aparecía el estudio geotécnico del terreno, ni el importe total de la obra. También dicen que se desconoce la financiación con la que se cuenta.

Por último, consideran que la consulta que se ha propuesto no es democrática, puesto que no la ampara el secreto de votación, tal y como marca nuestra Constitución. Consideran que es necesario conocer la opinión de los vecinos, por lo que piden que se conozcan públicamente todos los detalles del proyecto y que se realice la consulta, a través de una votación secreta y democrática, anulando la consulta vecinal puesta en marcha, ya que, además de no ser secreta, no se ha nombrado ninguna mesa de recuento y control en la que estén representados todos los grupos políticos y vecinos, que garantice el proceso llevado a cabo.

Comentarios