Oriol Balaguer, el Adriá de los dulces

El maestro pastelero, Oriol Balaguer, ha impartido un taller de gastronomía en Huesca en el que ha demostrado por que es el mejor pastelero de España y uno de los de mayor reputación en el mundo. Sus preparaciones y proyectos empresariales se toman como modelo de excelencia. Con sus 38 años, es un referente para la profesión con una proyección de futuro envidiable.

Balaguer posee tres tiendas, una en Barcelona, otra en Madrid y una franquicia en Tokyo. Son verdaderas boutiques del dulce en las que sus obras pueden ser admiradas y hasta degustadas ofreciendo la posibilidad de experimentar sensaciones únicas.

No obstante, el secreto de Balaguer, dice, no es otro que utilizar las mejores materias primas, poner cariño en lo que se hace y contar con un equipo sólido y eficiente.

Oriol Balaguer se define como pastelero, confitero y cocinero de los dulces. Sus últimos productos en salir al mercado ha sido una línea de catering y más recientemente algo tan sencillo como el pan de siempre, el de larga elaboración con harina de calidad y fermentos naturales, porque, como dice Balaguer, en España es ya muy difícil comer buen pan porque el sector no ha mimado como debía este producto básico de la dieta española.

Otra reflexión que hace Oriol Balaguer es la poca cultura del chocolate que existe en España. Hay buenos profesionales del producto, sin embargo, por lo general, los consumidores no son exigentes, algo que no ocurre en países como Bélgica, Francia o Suiza. Y eso que buena parte del chocolate se elabora con cacao procedente de excolonias españolas.

Oriol Balaguer es conocido en todo el mundo por muchas de sus preparaciones, unas sencillas, otras todo lo contrario, como el chocolate en texturas, declarado mejor postre del mundo en 2001, o el clásico pan con aceite y chocolate, mil y una veces imitado.

Comentarios