“La posguerra española en el cine de la democracia”, nuevo ciclo del Aula de Cine

Con la proyección de “La colmena”, de Mario Camus comienza este jueves, 5 de noviembre, el nuevo ciclo del Aula de Cine del Campus de Huesca dedicado en esta ocasión a las miradas sobre la posguerra española en el cine de la democracia. El ciclo que recoge ocho películas realizadas entre 1982 y 2000, y que se proyectarán, como es habitual, a las 19 horas en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación.

Las películas programadas son, además de La colmena; Demonios en el jardín, de Manuel Gutiérrez Aragón, el día 12; El sur, de Víctor Erice, que podrá verse el 16 de noviembre; El año de las luces, de Fernando Trueba, el jueves 19; Tiempo de silencio, de Vicente Aranda que se proyectará el 23; El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán-Gómez, el día 26; Secretos del corazón, de Montxo Armendáriz que llegará el día 30, y El portero, de Gonzalo Suárez , que cerrará el ciclo, ya en diciembre, el día 3.

En este recorrido histórico y cinematográfico, de un tono gris predominante, pero no exento de humor en varias de sus películas, nos encontramos con adaptaciones de novelas impregnadas de la tristeza y sordidez de la época. Es el caso de La colmena, y de Tiempo de silencio, basadas respectivamente en las obras del mismo título de Camilo José Cela de 1951 y de Luis Martín Santos de 1962 -que fueron llevadas al cine en 1982 y 1986, por Mario Camus la primera y por Vicente Aranda la segunda-.

Pero también se incluyen guiones originales con protagonistas infantiles o adolescentes, que experimentan su tránsito a la madurez en un contexto histórico difícil. Películas como Demonios en el jardín (Manuel Gutiérrez Aragón, 1982), El año de las luces (Fernando Trueba, 1986) o Secretos del corazón (Montxo Armendáriz, 1997) pertenecen a este grupo. En medio, por su procedencia literaria y protagonismo juvenil, una obra tan fundamental como El sur (Víctor Erice, 1983), basada en una novela corta de Adelaida García Morales de 1983. Y una rareza como El viaje a ninguna parte (Fernando Fernán-Gómez, 1986), cuyos personajes son cómicos que representan a un sector marginal de la sociedad.

Comentarios