Cartas al Director: Viva la especulación, muera el urbanismo

Pedro Luis Pérez Palomar, Portavoz Grupo municipal de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Jaca

Empieza a ser un clamor por higiene democrática la necesidad de un relevo en la Alcaldía y concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Jaca.

Hace muchos años que Jaca no era portada de los periódicos por presuntos escándalos urbanísticos. La semana pasada pudimos asistir sin embargo a la desagradable experiencia de ver a nuestro Ayuntamiento en el punto de mira de las críticas y sospechas por una oscura maniobra más de nuestro Alcalde, que sumada a la dejación de funciones en Badaguás a favor de FADESA, al desorbitado desfase económico de la Pista de Hielo, a la conflictiva adjudicación del Parking municipal y al “pelotazo” de Astún a favor de EIVASA, confirman la nefasta gestión política llevada a cabo por el equipo de gobierno PSOE-PAR.

Ya se veía venir. Es cierto que en el mes de agosto la maniobra que con gratuita alevosía realizó el Sr. Villarroya –dado que ni sus compañeros de grupo ni su aliado de Gobierno conocían- promoviendo una modificación del PGOU para aumentar la edificabilidad y la densidad de viviendas de los suelos situados a partir de Membrilleras y Prado Largo con el tiempo ha llamado la atención. A nivel aragonés cuando el acuerdo adoptado (no el “estudio” como falsamente asegura Villarroya, sino ya “dictaminado” para pleno) ha trascendido en un contexto social y político de escándalos y problemas relacionados con la gestión urbanística. Mala propaganda en todo caso para Jaca.

Sin entrar a analizar el contenido formal del proyecto, ya bastante escandaloso de por sí: El Alcalde presenta un documento anónimo, desconociendo quien lo insta y cuya consecuencia inmediata es multiplicar las plusvalías de los dos grandes promotores inmobiliarios que en los últimos años han adquirido suelo en ese ámbito. Las ventajas para el Ayuntamiento, nulas; el engaño para los propietarios tradicionales de esos terrenos, (vendieron sabiendo que el PGOU sólo permitía viviendas unifamiliares y ahora comprueban que sus compradores obtienen autorización para hacer bloques de apartamentos). El asunto es tan grave que confiamos en que habrá otras instancias que puedan investigarlo hasta sus últimas consecuencias.

Quiero incidir sin embargo en el aspecto urbanístico. Los sectores de “Levante” se organizan en el PGOU alrededor de lo que desde hace años está previsto como un gran parque de unas siete hectáreas (70.000 m2) en lo que era la Huerta Calabaceta, una bonita Paúl que serviría como nuevo centro de equipamientos públicos y espacio libre para la ciudad . A su alrededor y aprovechando esa característica orografía de coronas y paúles, que para el planificador anónimo que patrocina nuestro Alcalde es un obstáculo a eliminar, se desarrollaría una amplia zona de viviendas unifamiliares cuyas parcelas y trazado viario se adaptaría paisajísticamente al terreno en un intento de evitar cualquier impacto visual negativo desde la ciudad de Jaca (Paseo de Invierno, final de la calle Mayor, Prado Largo…). Una zona de calidad urbana y residencial donde, además, por imperativo legal, el 30% de las viviendas deberán ser de VPO, o sea un total de más de 430 VPA que unidas a las que todavía faltan por promover en Llano de la Victoria y el sector de Levante ya aprobado permiten tener una bolsa de más de 600 VPA para los próximos 15 años. Podemos imaginar sin esfuerzo una nueva zona de Jaca con calles suaves adaptadas a esa orografía, escasa circulación rodada y amplios paseos peatonales, baja densidad edificatoria, viviendas unifamiliares libres y de protección oficial (¡430! nada menos), jardines frondosos en lo que fueron excelentes huertas (Santa Orosia, Calabaceta….)

Entendido esto que son simplemente las reglas de juego aprobadas para esta zona desde hace quince años, puede entenderse también la sorpresa por parte del Sr. Villarroya de vender la burra de tal despropósito con razones “urbanísticas” que van de la inevitable y manoseada “sostenibilidad” a la nueva “legalidad”. Vamos a ver, esto no tiene que ver con ninguna “sostenibilidad”. Sustituir las viviendas unifamiliares por bloques de apartamentos no lo dice la ley (¡Cómo va a decir eso la ley!) y las viviendas protegidas están aseguradas por el porcentaje que obligatoriamente, eso sí, marca la ley. No hay excusa que valga. Esto es un “pelotazo”, un ejemplo de manual de especulación chapucera que nada tiene que ver con un urbanismo democrático. Badaguás y Astún nos caen lejos y los ciudadanos de Jaca no supimos reaccionar contundentemente ante los incumplimientos de FADESA y el nuevo Plan con más de ochocientos apartamentos en el valle de Astún. Pero ahora esta locura alcanza nuestra ciudad y su futuro. A ver si esta vez reaccionamos y no tengan que ser los de foráneos – socialistas incluidos - los que acaben denunciando esta delirante deriva urbanística que ha emprendido el Sr. Villarroya.

Comentarios