La capilla de San Martín luce su mejor cara tras su restauración

El Cabildo de la Catedral de Huesca presentará este viernes la conclusión de los trabajos de restauración, realizados en el retablo de la capilla de San Martín. El final de estos trabajos llega en los días previos a la celebración de la festividad de San Martín. Esta capilla data de finales del siglo XIII. Con la restauración del retablo queda completada la recuperación y puesta en valor de las magníficas pinturas que adornan este espacio de la Catedral. Los trabajos han sido financiados por la fundación Caixa de Catalunya.

La capilla de San Martín, primera de la nave sur de la Catedral, fue levantada en la primera fase de obras del templo catedralicio, en los últimos años del siglo XIII, puesta ya bajo la advocación del santo obispo, siendo sufragada por el mercader oscense Martín de Bolea. A mediados del siglo XVII se renovó su decoración y retablo, gracias al patrocinio de los herederos, los condes de Atarés: Juan Sanz de Latrás y Magdalena de Latrás y Agullana, cuyos escudos de armas aparecen el parte alta del retablo central.

En 1671 se realiza el retablo y sus pinturas obra del pintor Vicente Berdusán (Ejea de los Caballeros 1632- Tudela 1697), que realizó dos lienzos, uno central de gran formato, con la imagen de San Martín de Tours, y otro para el ático, con los santos Simón y Judas.  En 1.678 el mismo pintor realizó dos grandes composiciones, a modo de trípticos, para los laterales de la misma capilla, que completaban toda la decoración.

El pintor Vicente Berdusán es considerado uno de los mejores pintores del barroco aragonés, gracias a su estilo innovador, dinámico y colorista, que consiguió a través de su formación madrileña en la corte de Carlos II.

 

En enero de 2.009, tras la solicitud realizada por la Delegación de Patrimonio de la Diócesis de Huesca, la fundación Caixa de Catalunya concedió una ayuda de 20.000 Euros para la restauración de los lienzos del retablo, que ha sido ejecutada por la empresa de restauración Antique (Almudévar) entre junio y octubre.

En 2.000 y 2.005 fueron restaurados los trípticos laterales, gracias al Obispado de Huesca y a la Diputación de Zaragoza, respectivamente.

Comentarios