Aragón y la región de Piamonte comparten experiencias en comunicaciones transfronterizas y en organización de los juegos de invierno

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, se ha entrevistado este jueves con la presidenta del Gobierno de la región italiana de Piamonte, Mercedes Bresso, hasta mañana máxima responsable de la Red de Regiones con Poderes Legislativos de la Unión Europea (REGLEG). Iglesias y Bresso han analizado, entre otros asuntos, el estado en que se encuentra el proyecto de construcción del túnel ferroviario de baja cota entre Turín y Lyon. Su ejecución acumula una fuerte ralentización respecto al calendario previsto, ya que todavía se están realizando las catas geológicas cuando debía estar ya construido. Este retraso es debido a los numerosos problemas que han surgido en la realización de esta gran infraestructura transfronteriza que unirá Francia e Italia a través de un túnel de 52 kilómetros por debajo de los Alpes, con un coste aproximado de 7.500 millones de euros.

Iglesias ha señalado que el proyecto de la travesía ferroviaria entre Turín y Lyon “es muy similar” a la Travesía Central por el Pirineo, ya que también es una obra de interés europeo y, pese a ello, acumula un retraso de muchos años, debido a la lentitud de las autoridades ferroviarias de ambos países en su ejecución. “Me voy con el convencimiento de que el trabajo que estamos haciendo en Aragón es imprescindible, porque estas grandes obras necesitan un gran tiempo de preparación y no debemos desmoralizarnos”, ha asegurado el presidente aragonés tras reunirse con Bresso.

Iglesias y Bresso también han hablado sobre la candidatura olímpica de los Juegos de Invierno de Zaragoza-Pirineos 2022, cuyo diseño mantiene numerosos paralelismos con el modelo organizativo de los juegos que celebró la ciudad italiana en 2006. Al igual que sucede con Zaragoza, Turín está situada a más de 80 kilómetros de distancia de las estaciones en donde se disputaron las diferentes competiciones de esquí alpino. Sin embargo, a diferencia de la ciudad italiana, la capital aragonesa va a disponer de una mejor red de comunicaciones por autovía y ferrocarril que recortarán la distancia entre Zaragoza y el Pirineo.

Iglesias ha intervenido en la sesión de la tarde de la Conferencia de la REGLEG y se ha referido a la reciente decisión de General Motors de no vender Opel. El tema de la crisis de la automoción ha sido, precisamente, uno de los asuntos estrella de los debates, ya que al encuentro asisten varias regiones europeas que cuentan con industrias automovilísticas en sus territorios.

Iglesias será elegido este viernes presidente de la REGLEG por la X Conferencia de presidentes de esta red política de regiones europeas que se celebra en Turín.

Comentarios