Iglesias, elegido presidente de la Red de Regiones europeas con Poderes Legislativos

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha sido elegido en Turín presidente de la Red de regiones europeas con Poderes Legislativos (REGLEG).

Iglesias, que ha sustituido en la Presidencia de la REGLEG a la Región de Piamonte, ha reivindicado tras su reelección mayor protagonismo de las regiones en las políticas europeas: “Necesitamos participar cada vez más intensamente en los asuntos europeos. No sólo como gestores de las políticas europeas, sino también como actores de las mismas”. Ha recordado que la cercanía de las regiones a la población y al territorio “nos convierte en conocedores y trasmisores privilegiados de las preocupaciones reales de nuestros ciudadanos”. “Me consta que la Presidencia española del próximo semestre tiene entre sus prioridades el impulso del espíritu europeísta y la aproximación de la Unión a los ciudadanos”, ha afirmado.

A juicio del presidente aragonés, en un momento de incertidumbres económicas, sociales y políticas a las que se deben dar respuestas adecuadas, la complicidad, el apoyo y la participación activa de la ciudadanía se hacen más necesarias, no sólo en las convocatorias electorales, sino también en el día a día de una inacabada arquitectura europea. “Y para propiciar el interés y el acercamiento a los ciudadanos, se muestra con más evidencia que debemos avanzar inaplazablemente hacia la construcción de la Europa política: la de los derechos, la del estado de bienestar, la que lucha contra la crisis y contra el cambio climático, la del Tratado de Lisboa, la integrada y la integradora”. “La contribución de nuestras regiones al proceso de integración no puede ser ignorada”, ha recalcado. Las regiones con capacidad legislativa, que ya participan activamente en la conformación de las políticas europeas, “debemos continuar elevando el nivel de visibilidad y de participación en estos asuntos”.

Iglesias ha afirmado que Aragón asume la Presidencia de REGLEG en un momento político singular: tras los positivos resultados del referéndum irlandés y tras la reciente ratificación por parte de la República checa del Tratado de Lisboa. “Supone la superación de dos escollos que impedían la entrada en vigor del Tratado que está llamado a reforzar el papel de la Unión Europea en el mundo y a mejorar su maquinaria institucional”. Se trata de un periodo de transición en el que el nuevo Tratado deberá ponerse en marcha, al igual que las nuevas instituciones que de él emanan: una nueva Comisión, un Comité de regiones reformado y un nuevo Parlamento surgido de las elecciones de la pasada primavera.

Iglesias ha avanzado ya en su intervención cuáles son las grandes líneas del programa de trabajo de la Presidencia aragonesa de REGLEG para el 2010, un año en el que España y Bélgica asumirán sucesivamente la responsabilidad de liderar la presidencia del Consejo de la Unión Europea. “La experiencia y sensibilidad de ambos países hacia nuestras regiones, debido a su configuración interna, constituye un hecho que no se debe desaprovechar”.

El programa de la Presidencia española se articula en torno a cuatro capítulos. En primer lugar, el Tratado de Lisboa fortalece la dimensión regional de la Unión y ha venido a recoger parte de las reivindicaciones históricas de la REGLEG. “Esta circunstancia nos obliga colectivamente al seguimiento de la aplicación de los principios de subsidiariedad y de proporcionalidad que son la base sobre la que se asientan las acciones de los poderes regionales”. En segundo lugar, “tenemos la intención de establecer acciones concretas a través del Comité de Coordinación que puedan servir al objetivo de singularizar nuestra Red aprovechando la puesta en marcha del Tratado de Lisboa”.

Respecto al tercer eje, la Presidencia aragonesa plantea que REGLEG continúe participando en los debates sobre políticas de cohesión, así como en la revisión de la Estrategia de Lisboa con vistas a crear un nuevo modelo de desarrollo sostenible orientado al crecimiento y la generación de empleo. “Estos debates sólo pueden reportar beneficios a los ciudadanos que representamos”. “Las regiones queremos ser auténticos socios colaboradores en la elaboración de las políticas europeas y no sólo intermediarios en su aplicación”. El cuarto y último capítulo propone continuar en la profundización en la cooperación con otras organizaciones, como la Comisión Europea y el Comité de Regiones, la Conferencia de Asambleas Legislativas de Europa (CALRE) y la Asamblea Plenaria del Congreso de Poderes Locales y Regionales del Consejo de Europa.

Minutos antes de su elección, el presidente aragonés ha mantenido un encuentro con el presidente del Comité de las Regiones, el belga Luc Van den Bronde, con quien ha analizado la inminente entrada en vigor, el próximo 1 de diciembre, del Tratado de Lisboa.

Comentarios