La Semana Santa oscense "procesiona" en el interior del Palacio de Congresos

Coincidiendo con la celebración en Huesca del IX Encuentro de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Aragón, el palacio de Congresos cuenta hasta el próximo 14 de noviembre con la exposición "Pasos y enseres de la Semana Santa oscense". En ella se pueden contemplar los veinte pasos procesionales actuales, además de nueve pasos antiguos, que dejaron de procesionar a mediados del pasado siglo XX, y que han sido recuperados y restaurados para mostrarlos en la exposición. Entre ellos, tres Dolorosas, una virgen de la Soledad, un Nazareno, dos cristos yacentes y el temido paso del Ángel.

También se exponen las túnicas de todas las cofradías, sus estandartes, trajes de personajes bíblicos, los de todas las clases de romanos, los carteles de las últimas 30 Semanas Santas, grandes cuadros pintados por Rodríguez Margalejo, además de la Gran Cruz iluminada o las cruces de las Siete Palabras. Carteles informativos explican la historia de cada uno de los elementos, así como sus autores, la época en que fueron construidos, e incluso alguna curiosidad.

La exposición era inaugurada por la Mayordoma 1ª de la Archicofradía de la Vera Cruz, Nieves Susín, acompañada por el Obispo de Huesca, Jesús Sanz, y los concejales del ayuntamiento de Huesca, Fernando Lafuente y Germán Sanromán. En la inauguración también participaban representantes de todas las cofradías de la Semana Santa oscense, además de numerosos representantes sociales de Huesca.

El Obispo de Huesca mostraba su satisfacción por poder contar con esta escenificación de la procesión real, que tuvo lugar hace más de 2000 años. Además, agradecía a todas las instituciones y personas que han colaborado para que fuera una realidad.

La música de los Ministriles y suaves toques de tambores de la Semana Santa suenan de fondo en la exposición, en la que además se quema incienso, lo que ayuda al espectador a ubicarse en el momento de la semana de Pasión. Los pasos procesionales ocupan gran parte del espacio multiusos del Palacio de Congresos, y pueden ser contemplados con total tranquilidad, de una manera diferente a como se ven cuando procesionan por las calles de Huesca.

Los pasos que causan más expectación son los recuperados, que dejaron de procesionar entre 1944 y 1960. Y entre ellos, el más llamativo, el paso del Ángel, conocido también como paso de la Muerte, que representa un ángel con una gran cruz que, situado sobre la gran bola del mundo, mira apiadado a la muerte, representada con un esqueleto con la guadaña. Simboliza el triunfo de la vida eterna sobre la muerte corporal. Procesionó por última vez en 1944, cuando fue retirado a los almacenes, dado el pánico que suscitaba tanto en el público asistente a la procesión del Viernes Santo, como en los vecinos de la zona donde el paso efectuaba sus paradas, pues existía la superstición de que fallecería alguno de ellos o sus familiares. Para mostrarlo en la exposición, ha sido restaurado por alumnos de la Escuela Superior de Conservación y Restauración.

Comentarios