El rector avisa al Gobierno de Aragón de la complicada situación financiera de la Universidad

A pesar de las medidas adoptadas en 2009, la Universidad de Zaragoza finalizará el ejercicio 2009 con un déficit en torno a los 7 millones de Euros. El rector ha asegurado que la calidad de docencia en la última etapa de adaptación a Bolonia y la excelencia investigadora pueden verse comprometidas si no se pone solución a esta situación. Según las previsiones presupuestarias, en 2010 el déficit acumulado desde 2006 situaría a la institución académica en una situación delicada, con una deuda de más de 28 millones de euros. Manuel López ha hecho sonar las alarmas y ha dicho que no hay dinero para implantar nuevos grados.

Es el diagnóstico que ha hecho el Rector Manuel López en una comparecencia llevada a cabo en las Cortes de Aragón a petición propia. Pedía que los grupos parlamentarios lleguen a un “acuerdo social y político” que permita plantear el futuro de la universidad de manera consensuada.

El rector de la Universidad de Zaragoza ha pedido al Gobierno de Aragón un plan de endeudamiento en 2010 que garantice el correcto funcionamiento de la institución universitaria. Si la situación no se corrige, el rector ha señalado que no podrá hacer frente a sus compromisos de excelencia educativa y de investigación.

Asimismo, ha asegurado que no se podrá implantar ninguna nueva titulación en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior. Además, ha anunciado ya recortes en la oferta de másteres y estudios propios para a su adecuación a la demanda.

En concreto, según ha puesto de manifiesto Manuel López Pérez, la Universidad de Zaragoza necesita 28 millones de euros más en los presupuestos de 2010, para garantizar el funcionamiento diario de la institución a los niveles adecuados de calidad en la docencia y excelencia investigadora. Esta cifra resulta de sumar el déficit estructural que arrastra la Universidad de Zaragoza desde que se aplica el actual modelo de financiación en el año 2006 y las previsiones de gastos que se alcanzaría en 2010 en un escenario de presupuestos que se ha estimado constante en los ingresos procedentes de DGA y que se prevén menores en los que provienen del Estado, de los Fondos FEDER, de las entidades financieras y de la iniciativa privada.

En este contexto y con estas cifras, el rector ha recalcado que el modelo de financiaciónque está planteado hasta ahora es ya claramente insuficiente.

En este horizonte financiero, el rector ha perfilado la situación ya delicada que vive la Universidad de Zaragoza en la actualidad, lo que le obliga a realizar constantes ajustes y equilibrios para poder seguir desarrollando su actividad académica con una financiación ya muy ajustada. De hecho, en el cuatrienio 2006-2009, la evolución de los presupuestos del campus se ha constreñido considerablemente. Si en el 2006 experimentaron un incremento del 8% y en el 2007, del 10,8%, lo cierto es que en el 2008 tan solo creció un 4,9% hasta situarse a un discreto 0,90% en el 2009.

Así, por primera vez, se ha planteado este año un recorte del personal docente e investigador y se ha aplicado un control riguroso del plan de ordenación docente. De hecho, el campus se ha visto obligado a revisar la oferta de asignaturas optativas con bajo número de alumnos, de tal manera que 110 optativas han dejado de ofertarse, 13 se han ofertado sin cómputo en las necesidades, y 14 han tenido que reducir el número de grupos de docencia. Asimismo, se ha revisado el número de grupos de asignaturas troncales y obligatorias, con la reducción de 90

grupos de docencia en 15 titulaciones.

En este marco, el rector se ha referido también a la situación de la Universidad de Zaragoza, en comparativa con las demás universidades españolas. En estos listados, en cualquiera de las variables que se puedan plantear, la Universidad de Zaragoza se sitúa siempre por debajo de la media.

En cuanto al esfuerzo presupuestario que realizan las comunidades autónomas en transferencias corrientes a la universidad pública, se observa que Aragón ocupa igualmente los puestos duodécimo y undécimo, en el 2008 y 2009, respectivamente. Asimismo, Aragón ha descendido dos puestos más, al pasar del séptimo al noveno en el ranking nacional según el esfuerzo presupuestario en transferencias totales.

Finalmente, cuando se tiene en cuenta el esfuerzo presupuestario, en transferencia corriente y número de alumnos la Universidad de Zaragoza desciende hasta situarse en el número 34 de un total de 47 universidades públicas presenciales existentes en España.

Comentarios