La Junta de Personal Docente no Universitario de la provincia pide un Técnico Superior de Educación infantil en las aulas de tres años

El pleno de la Junta de Personal Docente no Universitario de la provincia de Huesca aprobaba en su último pleno demandar al Gobierno de Aragón la presencia de un/una Técnico Superior de Educación infantil en las aulas de tres años, independientemente del número de niños y niñas que haya, y que esta dotación sea proporcional al número de grupos de 3 años del centro. Además, piden que la gestión de estos puestos tenga carácter público y se integre dentro del personal laboral de la DGA

En su explicación de motivos, la Junta de Personal Docente no Universitario recuerda que en la provincia hay 16 centros escolares en los que está presente la figura del auxiliar de educación infantil, sobre un total de 75 centros que imparten segundo ciclo de educación infantil, algo “insuficiente” según afirman, “dado que su presencia permite que los profesionales docentes puedan realizar más efectivamente su labor, contribuyendo, con ello a la mejora de la calidad de la educación”.

Por otra parte, exponen que “los niños y niñas de tres años tienen unas características específicas que hacen necesaria una atención muy especial por parte de las personas adultas”, por ejemplo, necesitan “la colaboración y ayuda de un adulto” para llevar a cabo cualquier actividad “por sencilla que sea”. Sumada a esta ayuda necesaria, recuerdan que “los demás niños y niñas que están en el aula deben estar también acompañados para garantizar su seguridad”, ya que “todas las actividades deben realizarse con la suficiente atención, tranquilidad y seguridad”.

Por todo esto, califican de “fundamental” el hecho de que la maestra pueda establecer con calma un ambiente distendido y afectuoso estableciendo una adecuada relación con cada uno de los niños, transmitiéndoles seguridad, haciéndole sentir que es querido y valorado en todas las experiencias de su vida en la escuela.

Además, afirman que “es imprescindible una intervención individualizada que permita a cada niño evolucionar según sus posibilidades y, que, al mismo tiempo permita tener en cuenta la gran diversidad que se da entre los niños y niñas: niños inmigrantes que en ocasiones no conocen nuestro idioma y por lo tanto no saben expresar sus necesidades, niños con dificultades especiales...”

Comentarios