El Ministro de Educación inaugura el colegio de Tierz, “el mejor regalo para los niños”

Este sábado la localidad de Tierz ha vivido una jornada para recordar. La máxima responsabilidad en educación del país visitaba el pueblo para inaugurar su nuevo colegio. El Ministro de Educación, Ángel Gabilondo, se mostraba entusiasmado asegurando que éste es el mejor regalo que se puede hacer a los niños, que pocas cosas simbolizan tanto en el mundo como abrir las puertas de una nueva escuela.

Ángel Gabilondo comenzaba su discurso saludando a los niños que le miraban desde primera fila, porque “para ellos se ha construido este centro”. Gabilondo también quería reconocer la labor de los profesores del centro, añadiendo que el trabajo de educar es compartido con los padres y con todo el pueblo.

A las once de la mañana el Presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, y el Ministro de Educación descubrían la placa de inauguración del centro. Tras ello, y acompañados por gente del pueblo, visitaban sus instalaciones. En una de las clases, varios alumnos le han mostrado al Ministro cómo usan los ordenadores Tablet-PC.

Este nuevo centro escolar viene precedido de una gran demanda social. La localidad de Tierz ha cuadruplicado su población en unos pocos años (cuenta con casi 700 habitantes en la actualidad), y el centro acoge casi 50 alumnos, pero tiene plazas para unos 200 niños de infantil y primaria. Es un proyecto que se ha hecho realidad y que agradece todo el pueblo.

El Presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha manifestado su satisfacción por el cambio que se ha dado en el entorno rural Ahora ya no se ve como un progreso llevar a los niños al colegio en la ciudad, sino que este nuevo colegio ya se ve como un privilegio. En esta línea, también ha declarado su intención de que los pueblos tengan los mejores servicios.

A la inauguración asistían también la Secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, la Consejera de Educación del Gobierno de Aragón, Maria Victoria Broto o el Delegado del Gobierno en nuestra comunidad, además de los cientos de habitantes de la zona que han acudido con sus hijos y nietos para vivir una jornada festiva, completada con juegos y comida popular para más de 400 personas. Un día que quedará en el recuerdo de sus habitantes.

Comentarios