Altares más elevados

Nuria Garcés

La Iglesia, como se ha comentado tantas y tantas veces, llama al Obispo de Huesca y Jaca a altares más elevados. Pero últimamente parece que lo llaman con más fuerza. Si nada se tuerce, que en estas cosas de la Iglesia todo es posible, en los próximos días (tal vez en esta misma semana) podría ser nombrado Arzobispo de Oviedo. Nada menos. Será, a sus 54 años, el Arzobispo más joven de España. Siempre se dijo que su paso por las diócesis de Huesca y Jaca era efímero, y que estaba llamado a ocupaciones mucho más importantes y de más calado. Lo de aquí era un "rodarse" antes del ascenso.

Con sus luces y sus sombras, sus seguidores y sus detractores, Jesús Sanz ha pasado unos cuantos años en estas dos diócesis, cambiando mucho de lo que estaba establecido, reorganizando, viajando de una a otra, aplicando las nuevas ideas de la Iglesia española, y en muchas ocasiones, desaparecido obligado por sus múltiples obligaciones en la Conferencia Episcopal.

Duele, sin embargo, que quienes están haciendo pública esta noticia, buenos conocedores de lo que se cuece en el interior de dicha conferencia y de las salas vaticanas, hagan referencia a que el Obispo de Huesca y Jaca tuvo que hacerse cargo de unas diócesis que sus predecesores habían arrasado (sic). Añaden que en este tiempo, ha hecho milagros, sembrando con mucho trabajo en un campo que ahora por fin empieza a florecer. Sin poner en duda tamaña labor, seguro que son muchos los jacetanos y oscenses que se sienten dolidos por el enorme e injusto desprecio al que se somete a prelados tan queridos como José Mª Conget o Javier Osés. Que a ellos, a pesar del paso del tiempo, sí se los sigue recordando.

Comentarios