Un tercio del presupuesto de Comunidad se destinará a salud

Se ha presentado el proyecto de los presupuestos sanitarios para el próximo año en Aragón. La cantidad que podrá usar el Servicio Aragonés de Salud será de 1.910 millones de euros, un 2’57% más que el año anterior. Esto supone una inversión por cada aragonés de 1.424 euros. Respecto al presupuesto total, supone invertir en sanidad el 33’3% del total del presupuesto de la comunidad, algo a lo que responde la oposición argumentando que ese aumento del porcentaje se debe en gran parte a la disminución del presupuesto en otros departamentos.

La Consejera de Salud declaraba que la austeridad y aseguramiento de los servicios públicos sanitarios han sido los criterios seguidos por su Departamento al confeccionar este proyecto. Por su parte, la oposición asegura que estos presupuestos no contemplan ninguna novedad, pero sí carencias, que es un presupuesto de mantenimiento.

La Consejera de Salud del Gobierno aragonés ha explicado en las Cortes los presupuestos diciendo que a pesar de la estrechez del marco económico actual, “se puede mantener el nivel de calidad de las prestaciones”. Luisa María Noeno declaraba que la continuidad de las infraestructuras y proyectos actualmente en marcha, como la conclusión de las obras de los hospitales de Barbastro están garantizadas. A esto se responde desde Chunta Aragonesista, con Nieves Ibeas como diputada o Izquierda Unida con el diputado Adolfo Barrena, asegurando que la partida no contempla nuevos servicios necesarios para un hospital como el de Barbastro, ni tampoco para los centros de salud de la provincia.

El diputado del Partido Aragonés, Javier Callau, declaraba que “es un presupuesto ajustado que no gusta a nadie, pero que no podía ser de otra manera, y que mantiene prestaciones en un contexto de crisis internacional.”

El diputado del Partido Popular, Ricardo Canals, afirmaba que éste presupuesto no mejorará las políticas sociales, ya que asegura que el aumento presupuestario es para pagar nóminas, que no se sabe con detalle dónde se gastará. Tambiñen afirmaba que no es un presupuesto bueno para épocas de crisis porque aumenta el gasto baja la inversión o que incumple los compromisos del Gobierno.

En estas dos últimas afirmaciones coincide el diputado de IU Adolfo Barrena, añadiendo que son demasiado austeros y que se debería haber actuado para aumentar los ingresos del Ejecutivo Autónomo, aumentando la fiscalidad o grabando las rentas más altas, y así poder mejorar los servicios sanitarios.

La parte más importante del presupuesto le corresponde al Servicio Aragonés de Salud, que dispondrá de un crédito de casi 1.770 millones de euros, un 3’1% más que en 2009. En el ámbito de la innovación tecnológica, se asegura desde el Departamento de Salud que el Plan de Sistemas de Información y Telemedicina dispondrá en 2010 de un crédito de 6’7 millones de euros, una vez completadas las fases de inversión más importantes, como la finalización de la red de comunicaciones de todos los centros sanitarios o la dotación y puesta en servicio del Centro Tecnológico de Salud (CETEC) en Walqa. También se asegura que se mantiene el impulso en la investigación biomédica.

Por otra parte, la consejera de Salud y Consumo hablaba de la gestión conmo clave para estos presupuestos, y para ello ha anunciado la elaboración de un plan de trabajo interno que permita economizar costes, y en el que se incluirán programas como los relativos al uso racional del medicamento y la contratación centralizada de compras.

Comentarios