García Montes se plantea solicitar la nulidad del juicio de Fago

El abogado de la defensa de Santiago Mainar, Marcos García Montes, ha anunciado que está estudiando la posibilidad de solicitar la nulidad del juicio que se sigue contra su defendido en la Audiencia Provincial por las numerosas irregularidades detectadas en el proceso, ha dicho el letrado.

Según García Montes, la instrucción ha estado llena de “chapuzas”, lo que invalida, según su opinión, todo el proceso seguido contra Santiago Mainar.

El letrado habla de errores en las tomas de muestras, procedimientos inadecuados de la Jueza de Instrucción y de la Unidad Central Operativa, además de testimonios de guardias civiles que se contradicen con los de los testigos. De todo ello se deriva, según García Montes, que existen fallos en el proceso que aconsejan anular el juicio.

Los abogados de las acusaciones opinan que la petición de García Montes es fruto de las pocas posibilidades que le quedan para salir airoso de un juicio que cada vez aporta más pruebas de la culpabilidad de Mainar. Añaden tanto Enrique Trebollé como José María Viladés que la petición de García Montes es improcedente.

En el resto de declaraciones se ha dicho: Santiago Mainar tenía una visión del 90% en uno de los ojos y un 50% en el otro, lo que le permitía ver con nitidez a una persona a 10 metros de distancia, asegura el oftalmólogo que le operó de cataratas antes del crimen.

Jorge Clou ha sido claro al detallar la agudeza visual de Santiago Mainar, la cual le hubiera permitido ver siluetas y distinguir los colores, incluso de noche a siete metros, la distancia a la que el asesino de Miguel Grima efectuó el disparo.

Esta opinión pericial tiene su importancia porque la defensa ha argumentado en más de una ocasión que Mainar no tenía suficiente agudeza visual para realizar un disparo certero a 7 metros de distancia.

En otras declaraciones, un vecino de Fago, Alberto Carlos Puyo, amenazó de muerte al Alcalde Grima y un tribunal lo condenó. Otros vecinos profirieron amenazas similares, aunque ninguno de ellos era Santiago Mainar.

Lo que ha quedado claro es que el Alcalde mantenía numerosas diferencias con diferentes vecinos. Alguno de ellos, en momentos de acaloramiento, llegó a amenazar de muerte a Miguel Grima. En una ocasión el asunto llegó a los tribunales y el alcalde ganó el juicio.

Este vecino, al igual que otros del pueblo, mantenía importantes diferencias con el Alcalde. Ha asegurado la propietaria de un establecimiento en Sigües que llegó a escuchar amenazas contra el Alcalde, que posteriormente al asesinato las trasladó a la Guardia Civil.

No obstante, esta vecina de Sigües ha dicho que ninguna de las personas que llevaron a cabo estas amenazas era Santiago Mainar.

Por otra parte, Mónica Crespo, la propietaria del bar Casa Marieta, y su marido, Miguel Ángel Molinero, niegan que ellos y los clientes de su establecimiento celebraran la muerte del Alcalde, Miguel Grima, un testimonio que contradice la declaración de la ex alcaldesa de Castiello de Jaca, María Esther Franco.

Mónica Crespo señalaba que tampoco existía un grupo que conspiraba políticamente contra Miguel Grima, y que ese grupo estuviera liderado por Iñaki Bedagaín. Sin embargo, sí que ha reconocido que tuvo un juicio que perdió Miguel Grima por una agresión anterior al crimen.

Miguel Ángel Molinero, el esposo de Mónica Crespo, también negaba la fiesta de la que hablaba la ex alcaldesa de Castiello de Jaca.

Los propietarios de Casa Marieta tuvieron hasta cuatro contenciosos con Miguel Grima. En todos los casos los perdió el alcalde, señalaba Miguel Ángel Molinero.

Sin embargo, la defensa mostraba una serie de juicios en los que junto a Alejandro Coloma y Santiago Mainar perdieron varias causas.

Por otro lado, los propietarios de Casa Marieta aseguraban que el médico Iñaki Bedagaín habló con un Guardia Civil el sábado, al momento de conocerse el asesinato de Miguel Grima, sin embargo, es llamado a declarar al día siguiente.

Comentarios