Un dictamen pericial legitima la propiedad de los bienes de la Diócesis de Huesca que están en Lérida

2006012122 frontal.jpg

Jesús Sanz, todavía obispo de Huesca y Jaca y Arzobispo de Oviedo, dio a conocer, en el transcurso de la rueda de prensa en la que anunció su nombramiento, que el asunto de los bienes de la Diócesis de Huesca que se encuentran en Lérida es absolutamente claro y favorable para ella. Sanz esgrimió un dictamen pericial de un importante bufete de abogados, a quien encargó un estudio exhaustivo sobre la cuestión, que pone de manifiesto que los bienes fueron depositados en la Diócesis de Lérida por lo que, una vez que son reclamados por Huesca, debe finalizar el depósito.

Queda claro que no se trata de bienes cedidos, ni vendidos ni robados. Ahora, el Obispo quiere reunirse con la Delegación de Patrimonio de la Diócesis para estudiar qué medidas se adoptan y cómo arbitran el procedimiento. En todo caso, Jesús Sanz querría que esta cuestión quedase lista antes de su marcha a Oviedo, el próximo mes de enero.

Además del dictamen favorable como bienes depositados, la Diócesis de Huesca cuenta con cartas que escribió en su día el anterior Obispo Javier Osés, donde se legitima el préstamo.

El prelado altoaragonés aseguró que, con el apoyo jurídico que tienen, ahora deberán estudiar la modalidad de la petición, cómo, cuándo y quién lo pide.

Además, Jesús Sanz indicó que no deben compararse al otro litigio en marcha, el de los bienes de la Diócesis de Barbastro-Monzón, porque no tienen nada que ver. Consiera que es necesario no vincularse a la deriva que está tomando ese contencioso. Añadía que cada diócesis sabe cómo tiene sus bienes en Lérida, y ni por número, ni por calidad, ni por procedimiento son comparables. Si se compararan, decía, la Diócesis de Huesca debería ponerse a la fila, y el proceso podría durar mucho tiempo. Finalmente, el Obispo de Huesca aseguró que esta situación le pareció injusta desde el principio.

Los bienes de la diócesis de Huesca depositados en Lérida son el retablo de El Salvador de Berbegal, la tabla de San Pedro de Peralta de Alcofea y la portada de la iglesia de El Tormillo.

Comentarios