Monzón inicia las actuaciones para controlar la población de estorninos en la localidad

Halcón

Halcones, búhos, sonidos de rapaces o el que usan los propios estorninos para avisarse que hay peligro son las armas combinadas por la empresa riojana Sturnus, contratada por el Ayuntamiento a fin de mitigar y eliminar las plagas de estorninos estorninos que cada atardecer acuden a la ciudad para usar como dormideros los plataneros de la Avenida Lérida, plaza del conservatorio y los pinos de las calles del polígono Paúles. Luis Lezama, biólogo y director de la empresa, señala que el trabajo inicial es de una semana, aproximadamente.

Una vez conseguido el objetivo inicial, se hará un seguimiento hasta la Primavera. Como apunta Luis Lezama ellos actúan en lugares donde hay una plaga, como es el caso de Monzón. En la capital mediocinqueña el problema viene de la especie de estornino pinto, la ave migratoria.

El objetivo de la empresa no es la desaparición del estornino, sino el crear unos microgrupos que suponga que dejen de ser una plaga.

En años anteriores se han venido realizando diversas actuaciones, fundamentalmente podas en arbolado urbano que mitigaba el uso como dormideros de estos árboles, pero si bien en la zona de los plataneros, la poda resolvía el problema de las aves, en zonas privadas aledañas a estos plataneros o en las calles del polígono Paules en las que hay abundantes pinos de importantes dimensiones, la eficacia era menor debido a las particularidades del pino como árbol de hoja perenne.

El concejal de Medio Ambiente Miguel Aso, señalaba que espera que los métodos utilizados por esta empresa que han resultado satisfactorios en otros lugares, sean suficientes para hacer que estas aves renuncien a la utilización del núcleo urbano como dormidero, pues lo cierto es que estos dormideros generan problemas por la deposición de excrementos sobre la vía pública y sobre el mobiliario, generando daños en los mismos o en los viandantes por resbalones en días de lluvia fundamentalmente, generan igualmente insalubridad y molestias al vecindario cercano por sus chillidos.

Por otro lado, el concejal apuntaba que pese a que las podas que se venían realizando en los plataneros no eran muy severas al objeto de no provocar muchos daños en estos árboles, lo cierto es que si conseguimos ahuyentar a estas aves sin podas, evitaremos en mayor medida afecciones por hongos y plagas que debiliten estos magníficos ejemplares.

Comentarios