Roda de Isábena recuerda al sacerdote José María Lemiñana

El obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, presidirá este domingo, a las 12´00 horas, en la Catedral de Roda de Isábena una misa en memoria del sacerdote José María Lemiñana. En Estadilla se celebró el día 19 de este mes el funeral presidido por el obispo de la diócesis, Alfonso Milián, acompañado por más de setenta sacerdotes.

El sacerdote, José María Lemiñana falleció en Barbastro, a los 84 años de edad, donde residió desde que se jubiló de sus tareas pastorales en Roda de Isábena, localidad de la que fue párroco durante la mayor parte de su vida sacerdotal. Milián destaca que Lemiñana es un hombre muy querido por “sus valores, entrega, por sus servicios ministeriales como sacerdote, por su entrega por defender todo el patrimonio de la diócesis y por todo el esfuerzo que realizó”.

El obispo de Barbastro-Monzón recuerda una frase muy especial que definía a Lemiñana “es como un padre generoso, bondadoso y siempre dispuesto a ayudar”, al mismo tiempo que ha manifestado que “debemos agradecerle todo el trabajo que ha desarrollado en la diócesis”.

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, define a Lemiñana como un hombre “irrepetible en todos los sentidos”. García Vicente mantenía una especial relación con Lemiñana y señaló que era “sencillo, inteligente, con tesón y entregado a la defensa del patrimonio”.

El fallecimiento de José María Lemiñana supone la pérdida de uno de los sacerdotes más reivindicativos por la adecuación de los límites diocesanos y también por la devolución de los bienes de las parroquias aragonesas. Además, ha destacado siempre su interés por realizar obras en la antigua catedral de Roda de Isábena y en diversas iglesias de la zona.

La labor de Lemiñana fue acreedora de diversos reconocimientos oficiales y vivió sus peores momentos a raíz del expolio de las obras de arte realizado por Erik “El Belga” con quien se reconcilió años más tarde. El Gobierno de Aragón reconoció su gran labor con la concesión en 1998 de la medalla de San Jorge y la Comarca de la Ribagorza homenajeó su labor en enero del pasado año. Estaba en posesión de la Encomienda de Alfonso X el Sabio, que le fue entregada en julio de 2001 y de la distinción de caballero de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén.

BIOGRAFIA DE JOSE MARIA LEMIÑANA

Nació en Barcelona, el 8 de diciembre de 1925. Cursó estudios eclesiásticos en el Seminario de Lérida, siendo ordenado sacerdote en esa misma ciudad el día 29 de junio de 1949. Celebró la primera misa en el Santuario de Nuestra Señora de la Carrodilla.

Comenzó su ministerio sacerdotal como coadjutor de Tamarite de Litera, entonces perteneciente a la Diócesis de Lérida, el 19 de julio de 1949. Sirvió sucesivamente a las Parroquias de Azlor, Azara, San Esteban de Litera y Algayón. El 9 de enero de 1968 se le encomendaron las parroquias de Peralta de la Sal, Azanuy y Alins del Monte. El 6 de octubre de 1970 fue nombrado Ecónomo de la parroquia de San Pablo de Lérida.

El 3 de octubre de 1973 fue destinado a Roda de Isábena y las demás parroquias de este grupo: Esdolomada, La Puebla de Roda, Monte de Roda y Serraduy. Más tarde también atendió a las de Güel, Torrelabad y El Soler. En la Diócesis de Lérida fue Delegado Diocesano de Zonas Pastorales y de Cáritas Diocesana, además Arcipreste de la Ribagorza Occidental y formó parte de la Comisión de Patrimonio Artístico.

Pasó a la Diócesis de Barbastro-Monzón a raíz de la modificación de límites diocesanos, tema a favor del que trabajó intensamente, continuando como párroco de Roda de Isábena y su grupo. Trabajó en la conservación del patrimonio arquitectónico.

Comentarios