La CHE inicia los sondeos de sedimentos en el embalse de Sabiñánigo

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha iniciado esta semana la parte central de los trabajos para la caracterización medioambiental de sedimentos en el embalse de Sabiñánigo. El proyecto supone una inversión de 220.000 euros

La nueva fase consiste en la realización de 24 sondeos que permitirán tomar hasta 180 muestras de sedimentos en el interior en este embalse hidroeléctrico, propiedad de Acciona, y se unirán, además, a los cinco sondeos ya realizados en tierra.

El proyecto, no sólo permitirá obtener un mapa de ubicación de los sedimentos, sino un perfil completo de los mismos, ya que, por primera vez, se realizarán sondeos que alcancen el sustrato del embalse. Con esta caracterización se puede, además, conocer de qué modo se han visto afectadas las aguas por la presión industrial histórica en la zona.

Por ello, el nuevo trabajo completa y amplía estudios existentes anteriormente en los que ya se señalaba la presencia de sedimentos pero no definía su cantidad y su carácter, ni presentaba conclusión sobre el estado de los mismos. Los nuevos datos son imprescindibles para definir cualquier futura acción que reduzca su presencia en el embalse.

Las nuevas labores se prolongarán entre dos y tres semanas y se centran en una superficie de 117.100 m² con una serie de perforaciones dentro del embalse para obtener testigos del sedimento. Lo sondeos alcanzan los siete metros de profundidad y se realizan con una plataforma móvil.

Esta campaña de sondeos se unirá a la ya realizada en fases previas en el entorno del embalse, en concreto en los potenciales focos de contaminación entre la balsa de lixiviados y los emplazamientos industriales.

Tras estos trabajos de campo se procederá a realizar los análisis en laboratorio y la caracterización ambiental de los compuestos. Las primeras conclusiones se plantean para principios de la primavera de 2010.

Con esta acción, el Organismo colabora con el Gobierno de Aragón, competente en el control de los vertederos y de la contaminación de los suelos. Además, el estudio completa otras acciones de gran importancia que se están realizando en este tramo del Gállego donde históricamente se ha vivido una presión de vertidos industriales y donde conviven dos vertederos de residuos ya clausurados, el de Sardas y el de Bailín. Para la descontaminación de este último se está actuando gracias al convenio entre el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y el Ejecutivo aragonés, al que el Gobierno de España destina 13 millones de euros.

Comentarios