Una exposición cierra los actos del centenario del pedagogo Francisco Ferrer i Guardia

Una exposición sobre el contexto histórico y los acontecimientos que llevaron al fusilamiento del pedagogo racionalista Francisco Ferrer i Guardia en 1909 cierra los actos en torno al centenario del fundador de la Escuela Moderna celebrados en el Campus de Huesca en noviembre y diciembre. La muestra se podrá visitar hasta el 14 del presente mes en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, de 8,30 a 21 horas de lunes a viernes, y de 9,30 a 13,30 horas los sábados.

La exposición -que complementa las jornadas “Aragón. Educación y libertad”, que analizaron en noviembre las ideas sobre la educación de ese autor y la influencia que tuvieron en Aragón- hace un recorrido, mediante fotografías y textos de la época, por la situación sociopolítica que se vivía en España, en los meses que van desde el estallido de la guerra en Marruecos en julio de 1909, hasta el fusilamiento de Ferrer en octubre del mismo año tras los acontecimientos de la Semana Trágica de Barcelona -de los que fue acusado- que habían sido desencadenados por la movilización de reservistas para aquel conflicto colonial.

Francisco Ferrer i Guardia

Como pedagogo Francisco Ferrer i Guardia (1859-1909) es conocido por la fundación de la Escuela Moderna -y por ser autor del tratado del mismo título-. Ese centro, que funcionó en distintas etapas entre 1901 y 1906 en la calle Bailén de Barcelona, se inspiraba en una pedagogía racionalista, trabajaba sobre principios poco frecuentes en la época como la coeducación –o la enseñanza mixta, como Ferrer se refiere a ella- y el laicismo. La Escuela Moderna inspiró numerosas experiencias educativas seguidoras de sus planteamientos en España –sobre todo en Barcelona y Cataluña-, pero también en Francia e Hispanoamérica. En Aragón se sitúan en su estela figuras como Ramón Acín -y algunos de sus comprometidos discípulos de la Escuela Normal de Maestros de Huesca-, Félix Carrasquer, y las experiencias educativas de las colectividades libertarias durante la Guerra Civil.

La vinculación al movimiento libertario de Ferrer i Guardia le llevó varias veces a la cárcel; y, finalmente, acusado sin pruebas concluyentes de instigar los sucesos de la Semana Trágica, a ser fusilado el 13 de octubre de 1909 en los fosos del castillo de Montjuic, a pesar de las protestas internacionales que se sucedieron en los días previos.

Comentarios