La restauración altoaragonesa en proceso de reflexión

mesas, restaurante , Monzón , hotel Concilium

Los restaurantes de la provincia de Huesca han abierto un período de reflexión que les debe servir para afrontar con garantías los retos de los próximos años. El desarrollo del resto de provincias o la pérdida de algunos reconocimientos en determinadas guías, plantea un punto de inflexión sobre el devenir de este sector, clave para el turismo de la provincia.

Los últimos años en la restauración y la hostelería de la provincia de Huesca han estado repletos de luces, pero también de sombras que comienzan a pasar factura. A la desunión existente en el sector se suma ahora la llegada de la crisis y la pérdida de una de las dos estrellas Michelín con las que contaba la ciudad de Huesca.

En el haber, la Asociación de Hostelería sigue adelante con sus talleres de Gastronomía, como germen de la excelencia empresarial que debe presidir este sector. Sin ir más lejos, este año, en plena crisis, visitará Huesca Sergi rola, con dos estrellas en la Guía Michelín, y ya lo ha hecho el mejor pasteleros de España, Oriol Balaguer.

Luego está el capítulo precios, muy competitivos en el caso de la alta restauración y no tanto en la media, lo que ha sido criticado en más de una ocasión por el Consejero de Industria, Arturo Aliaga, quien pidió en su día una revisión de precios al sector, lo que no se ha producido hasta la fecha.

Los hosteleros aducen que el mercado es libre y que ellos fijan en sus establecimientos los precios que consideran, sin embrago, no faltan en la Asociación de Hostelería las voces que señalan que no se puede pagar lo mismo por un menú en un restaurante de un tenedor que en uno de tres, como está ocurriendo en la actualidad.

El debate está servido y hay quien quiere entrar en él y quien considera que no son necesarios cambios sustanciales porque su cuenta de resultados puede soportar el envite de la crisis.

En la provincia de Huesca hay 1943 establecimientos hosteleros, el 21% del total aragonés, de los que 678 son restaurantes, 134 cafeterías y 1131 bares.

Si nos fijamos exclusivamente en los restaurantes existe un solo establecimiento de la categoría catalogada como lujo, con 158 plazas, uno de cuatro tenedores y 50 plazas y 8 de tres tenedores con 1589 plazas en conjunto. La mayoría de los establecimientos poseen la catalogación de uno y dos tenedores, 26.000 y 12.500 respectivamente.

Según el Observatorio Económico de la Provincia de Huesca se prevé en el futuro inmediato una disminución del número de restaurantes en la provincia de Huesca como consecuencia del período de crisis por el que atraviesa el país.

Comentarios