Cartas al Director: Los pantanos y Ribagorza

Jesús Sampériz Malvenda

Presidente de CHA-Ribagorza

El reconocimiento realizado por Marcelino Iglesias en su reciente visita al santuario de Guayente, en la Alta Ribagorza, de que la prevista construcción de un pantano ha hipotecado la mejora de la N-260 en el Eje del Ésera durante varias décadas, supone un reconocimiento explícito de que el Plan Hidrológico Nacional contempla nuevos represamientos en este río además del desechado de Santaliestra.

Este pantano, que ha sido el único proyecto de embalsar aguas del que ha tenido constancia la opinión pública, afectaba al recorrido de la carretera A-139 entre Santaliestra y Campo. Pero esta vía autonómica no tiene nada que ver con la N-260, la carretera nacional para cuyos tramos ribagorzanos vienen reclamando insistentemente una actuación los usuarios de esta comarca desde hace demasiados años. Este último trazado se sitúa varios kilómetros al norte de la zona que hubieran anegado las aguas represadas en Santaliestra, pantano que –cabe recordar- fue desechado hace ya varios años sin que, por cierto, su desestimación halla supuesto el inicio de la mejora de las carreteras en el valle del Ésera.

Así pues, de las palabras de Iglesias solo cabe colegir que el pantano que afecta la mejora del trazado de la N-260 en el eje del Ésera no es el desechado de Santaliestra sino otro que, obviamente, se ha de situar entre Campo y Seira o, incluso, el congosto del Ventamillo.

Nuevas amenazas que, con las palabras de Marcelino Iglesias en Guayente, parecen seguir latentes e ignoradas por la opinión pública y que explican el desinterés de las diferentes administraciones por actuar en una vía cuyo acondicionamiento es vital para la seguridad de las personas físicas de la zona y para sus múltiples visitantes. El estado actual de la carretera a nadie se le escapa que, además, supone un injusto lastre para el desarrollo económico y social de uno de los territorios más dinámicos de Aragón y que esa injusticia es todavía más patente al constatar la mejora de las carreteras del resto de los valles pirenaicos que se ha venido realizando en los últimos años.

Por estos motivos, desde CHA exigimos una aclaración pública sobre las amenazas que afectan al territorio ribagorzano en forma de nuevos proyectos pantaniles y exigimos una actuación urgente y sin condiciones en esta vía, desde Campo a Pont de Suert.

Comentarios