El cine mudo de Mauritz Stiller protagoniza un ciclo en el Campus de Huesca

El cine mudo del director finlandés Mauritz Stiller protagonizará un ciclo en el Aula de Cine del Campus de Huesca durante diciembre y enero. Ocho películas, producidas en su etapa más brillante –la que va de 1917 y 1927-, en los dos países en que trabajó, Suecia y Estados Unidos, conforman la selección que se proyectará en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación. La mejor película de Thomas Graal (1917), abrirá las proyecciones, este jueves 10 de diciembre a las 19 horas.

El ciclo, que pretende acercar la obra de este hoy olvidado director cuya obra, sin embargo, está cargada de modernidad en aspectos como la dirección de actores o el uso de escenarios naturales, seguirá con cinco películas pertenecientes a su producción en Suecia. El tesoro de Arne (1919), Erotikon (1920) y A través de los rápidos (1921), se proyectarán en diciembre los días 14, 17 y 21. Tras las fiestas navideñas, el ciclo se retomará en enero con la proyección de La saga de Gunnar Hede (1923) el día 11; y con La leyenda de Gösta Berling (1924) el 14. Este melodrama, que supuso el descubrimiento de Greta Garbo, actriz que, como Stiller, daría poco después el salto a Hollywood, será la única que por su duración –más de tres horas- se proyectará a las 18,15 en lugar de a las 19 horas.

Hotel Imperial (1927) y Las eternas pasiones (1927), previstas para los días 18 y 21 de enero, representarán la producción de su accidentada estancia en Estados Unidos, donde solo pudo concluir dos de los cinco proyectos que comenzó.

La mejor película de Thomas Graal

La mejor película de Thomas Graal (1917), la primera película del ciclo, protagonizada por Sjöström, abre una etapa en que Stiller, tras rodar más de 30 películas hasta 1916 -bastantes de ellas perdidas-, dedicará más tiempo a cada filmación y aumentará el metraje de las obras, consiguiendo mejores resultados.

Se trata de una comedia, algo que hace especial esta obra ya que Stiller ha pasado a la historia sobre todo por sus melodramas. La película es representativa de las muchas vicisitudes a que está sometido frecuentemente el cine mudo. La copia disponible del filme en la actualidad es la versión norteamericana, por lo que los nombres de los personajes están americanizados. La ausencia de algunos fragmentos o el pequeño deterioro de algunas imágenes, afortunadamente no afectan a la comprensión de la historia ni al disfrute de esta película divertida y un tanto ingenua.

Comentarios