El Centro Dramático de Aragón presenta en Sabiñánigo “Delicatessen”

Este viernes 11 de diciembre a las diez y media de la noche en el Auditorio La Colina de Sabiñánigo se podrá ver en escena la primera producción de danza contemporánea del Centro Dramático de Aragón bajo el título de “Delicatessen”, dirigida por Amador Castilla.

El espectáculo consta de tres coreografías con personalidad propia enlazadas entre sí por un personaje especial -Mr. Delicatessen- creado por el artista plástico zaragozano afincado en Londres, Carlos Cortés, e interpretado por el bailarín Marco Dugnani, un singular gourmet que transportará al público con su particular cocina portátil de una pieza a otra como si de un cambio de plato se tratase.

Diez bailarines, aragoneses, nacionales e internacionales, elegidos entre doscientos aspirantes, daránn vida a los diversos personajes del espectáculo: desde la primera coreografía “Sabor de una Historia”, de la mano de Amador Castilla, un emotivo homenaje a la figura del genial músico de Aguarón, Simón Tapia, pasando por una visión especial, de la turolense Inma Rubio, hasta la pasión por la “Piel de Canela” de singulares cocineros creados por el italiano Paolo Mohovich. La producción ha contado con el diseñador de vestuario chileno Jorge Gallardo, la realización de vestuario de María José Mora y el zaragozano Iñaki Villuendas (ganador del último cartel de las Fiestas del Pilar) que ha creado el material gráfico del espectáculo sobre fotografías de Alberto Rodrigálvarez y Pepe Matute. También participan en este proyecto otros aragoneses como la bailarina y coreógrafa Elia Lozano , la pianista Consuelo Roy como directora musical, el escultor José Azul como constructor de la escenografía, José Ramón Bergua (Embocadura) en el diseño de iluminación o la turolense Pilar Rubio en la producción ejecutiva.

“Delicatessen” cuenta además con la interpretación musical del Trío Salduie, integrado por la pianista Consuelo Roy, el violinista Juan Luis Gallego y la violonchelista Nuria Gañet.

Tres coreografías, diez bailarines, partituras para trío de Mompou, Granados, Tapia Colman y Fernández Arbós, salpimentado con esencias con Denominación de Origen y aderezado con unas buenas cucharadas de diseño son los ingredientes de un espectáculo que pretende ser una traslación de la gastronomía al universo de la danza que despierte los sentidos.

Comentarios