Un estudio pone de manifiesto el buen comportamiento de la industria manufacturera de la provincia en los 10 últimos años

El Observatorio Socioeconómico de la provincia de Huesca hecho público un estudio sobre la caracterización de los subsectores industriales en la provincia, gracias al cual se ha podido certificar que la industria altoaragonesa “se ha sabido mantener” en los últimos 10 años y “se ha comportado de forma adecuada”, muestra de ello es el número de empresas industriales que había en 1999 y que hay en la actualidad: exactamente el mismo número, 1.153. Mientras, en el conjunto del país, este número ha pasado de 241.000 a 225.000.

Otro de los datos reseñables es el de la exportación. El 75% del valor de ésta se centra en 3 sectores: industria de productos alimenticios y bebidas, industria química y metalurgia, algo que se ha mantenido entre 2003 y 2008 y que no ha variado en la actual época de crisis.

A esta situación se refería Salvador Cored, Secretario General de CEOS CEPYME Huesca, quien señalaba que este estudio es “un buen principio” de cara al fin de la crisis, momento en que se podrá tener un reflejo de lo ocurrido en cada uno de los sectores estudiados.

En este sentido, el Presidente de la Cámara de Comercio de Huesca, Manuel Rodríguez, afirmaba que “tenemos que plantear una visión de optimismo”, pues del citado estudio se desprende que en la provincia tenemos una diversidad “muy importante” de posibilidades de actuación, aunque habría que incidir en los procesos de transformación de algunos subsectores.

Para esta otras actuaciones, Rodríguez apuntaba la necesidad de que los colectivos asociativos aunan esfuerzos, unidad necesaria para sacar adelante todo el trabajo que hay que desarrollar.

Todos estos datos se han obtenido gracias a un análisis de la estructura de la industria manufacturera altoaragonesa teniendo en cuenta el comportamiento y tendencias de los subsectores en un periodo de tiempo concreto a través del análisis de INPUT y OUTPUT.

Otros datos y conclusiones

Desde el Observatorio Socioeconómico de la provincia proponen incrementar la competitividad y representabilidad del valor añadido de la industria altoaragonesa en el total de la economía con actuaciones como la participación en programas nacionales y europeos de innovación, cooperación empresarial de las pymes, internacionalización de las actividades industriales con mejor base competitiva, atracción racional de inversiones en sectores estratégicos y utilizar las infraestructuras como base del desarrollo industrial.

Para todo ello, plantean una estrategia conjunta supramunicipal que permita el aprovechamiento de las nuevas infraestructuras y atracción de inversiones a polígonos, la dotación de presupuesto en líneas de apoyo concretas para cada subsector, conexiones de la industria con el sector TIC’s, creación de una oficina de fomento de la innovación y patentes, desarrollo de un programa de formación en cualificaciones industriales y diversas políticas y actuaciones deferenciadas en cada subsector.

Otro dato reseñable, a falta de los datos de este 2009, es el de la ocupación. En 2008, la industria manufacturera altoaragonesa ocupó a una media de 102.000 personas, de las que 8.000 trabajaban en agricultura y ganadería, 20.000 en industria y energía, 11.000 en la construcción y 61.000 en el sector servicios.

Frente a estos datos, en 2001, la ocupación media anual fue de 81.000 personas, 13.000 de ellas en agricultura y ganadería, 15.000 personas trabajaron en industria y energía, 11.000 en construcción y 41.000 en servicios.

Comentarios