El Aula de Teatro y Poesía de Ibercaja pondrá la voz en el recital poético sobre la obra de los hermanos Argensola

El Instituto de Estudios Altoaragoneses y el Centro Cultural Ibercaja de Huesca han organizado un recital poético sobre la obra de los hermanos Argensola, que tendrá lugar este lunes, 14 de diciembre a las 20.00 horas en el Palacio Villahermosa de la capital oscense, y al que pondrán voz los componentes del Aula de Teatro y Poesía de Ibercaja, quienes llevarán al escenario los versos de Lupercio y Bartolomé Leonardo de Argensola, recordando así el 14 de diciembre de 1559, fecha de nacimiento en Barbastro del mayor de los hermanos, Lupercio.

Las voces de María Luisa Alejos-Pita, María Estallo, Fernando Galán, María Pilar Goded, Julia María Lera y Manuel Tresaco rememorarán la obra de estos clásicos con una selección antológica realizada por el profesor de la Universidad de Zaragoza, José Enrique Laplana. Con el verso “Dentro quiero vivir de mi fortuna…” dará comienzo el recital.

Hay que recordar que el pasado 29 de octubre comenzaron en Barbastro los actos conmemorativos sobre la vida y la obra de los “leonardos” bajo el nombre “Dos soles de poesía. 450 años. Lupercio y Bartolomé Leonardo de Argensola” y lo hicieron con un recital poético interpretado por el actor José Luis Baringo acompañado a la guitarra de Sara Agustín. Ahora, la ciudad de Huesca, en la que los hermanos Argensola cursaron estudios universitarios, pone voz a la obra de estos grandes poetas de la literatura del Siglo de Oro.

De hondas raíces aragonesas por su linaje, nacimiento y estudios, pues ambos asistieron a las aulas de las universidades de Huesca y Zaragoza, los hermanos Argensola supieron conjugar en su vida y en su obra una continua vinculación con su Aragón natal, como cronistas del reino y protegidos de los duques de Villahermosa, con una acentuada proyección en el ámbito nacional que los convirtió en modelos de clasicismo poético hispano y les llevó a encabezar la corte literaria del conde de Lemos en Nápoles, para disgusto de Cervantes, Góngora y otros aspirantes a tan ilustre mecenazgo.

Comentarios