La Agencia de Seguridad Aérea recomienda trasladar a otro lugar el Vuelo sin motor que se realiza en Monflorite

Un informe técnico realizado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, AESA, confirma la incompatibilidad entre las actividades comercial y deportiva en el aeropuerto de Huesca. El informe considera hechos probados que las condiciones de la actividad de Vuelo sin Motor se han visto degradadas por la reconversión del aeródromo de Monflorite en el actual aeropuerto Huesca-Pirineos. El informe recuerda que el Plan Director del Aeropuerto tenía la obligación de dar cabida a ambas actividades, algo que no se hace. Se recomienda, finalmente, que se facilite el traslado del vuelo sin motor a otro aeródromo.

AESA indica que, en la reconversión del aeródromo, se incumplió el Real Decreto 2280/1986, que regula obligatoriamente las dimensiones de la pista deportiva en 1.075x140 metros. La pista que finalmente se construyó mide únicamente 650x12 metros, y quedó huérfana de las servidumbres aeronáuticas en él reguladas. Además, el informe advierte de que distintos aspectos de un anexo de la Organización de Aviación Civil Internacional no se están cumpliendo en la actual configuración del campo de vuelos, y que de ello se desprende una falta de seguridad para ambas actividades.

El informe, que también reconoce que el Plan Director del Aeropuerto tenía que dar cabida a ambas actividades, termina recomendando que, con el único objetivo de preservar la seguridad de los usuarios, se facilite el traslado del vuelo sin motor a otro aeródromo.

El informe es taxativo, desde su primer párrafo, en el que se asegura que el Vuelo sin motor no es compatible con el resto de actividad aérea que se realiza en el mismo aeropuerto. Además de las medidas insuficientes de la pista, o del incumplimiento del citado Real Decreto, el informe también dice que las franjas de ambas pistas se solapan en 8 metros, que las zonas libres de obstáculos no lo están en realidad, creando peligro para los veleros, o que existen otros obstáculos peligrosos debido a su altura. La presencia del aeropuerto ha hecho variar los circuitos de los veleros, con grave peligro para su seguridad. A todo ello hay que añadir la actividad elevada que hay en el aeropuerto con la presencia de Top Fly, y los numerosos incidentes (o accidentes) que se han registrado en los últimos meses.

Por todo ello, y con el único fin de preservar la seguridad, AESA recomienda que se pongan todos los medios necesarios a fin de facilitar la actividad de vuelo sin motor en otro lugar de la zona, para así preservar la actividad sin que se produzcan perjuicios a terceros y posibles reclamaciones judiciales.

Comentarios