La Sarra, última actuación del Alto Gállego en la limpieza de ibones y humedales

El área de Medio Ambiente de la Comarca Alto Gállego ha llevado a cabo una nueva actuación en el marco del Programa Comarcal de Limpieza y Estudio de Lugares de Interés Ambiental en el Alto Gállego. En esta ocasión la intervención de los submarinistas del Club de Inmersión y Montaña de Jaca se ha realizado sobre el Embalse de La Sarra , en Sallent de Gállego, a 1.438 metros de altitud, bajo el Pico Foratata

El representante del citado club, Julio Bielsa, ha destacado que “ este trabajo de campo que se lleva por parte de la comarca esta contribuyendo a contar con datos y estadísticas de cara a un futuro y a las leyes existentes en temas relacionados con el ecosistema en ibones y humedales”. Igualmente ha “lamentado que no exista una concienciación plena en la conservación de estos sistemas por su valor, natural, cultural, deportivo y económico de cara a las actuales y futuras generaciones.”

El consejero responsable de esta área en la comarca, Javier Miranda , ha comentado que “ desde el Alto Gállego se va a seguir con este programa y de cara al año 2010, será reforzado con acciones especificas que recojan el trabajo llevado a cabo en estos años en esta materia, por su propio valor.”

Los trabajos que la Comarca ha venido realizando en este Programa, desde sus inicios en 2005, han permitido limpiar, estudiar y cartografiar los ibones de Asnos, Sabocos, Anayet, Catieras , Piedrafita y Bucuesa. El estudio de este humedal es un elemento de comparación con los ecosistemas de los Ibones; su diferente estructura y su constate aporte de agua, contrasta con los lagos de alta montaña y nos sirve para comparar ambos ecosistemas.

Las actividades de limpieza, estudio y catalogación se llevaron a cabo el 2 de agosto de 2009. En ellas participó un equipo de siete personas, cinco submarinistas y dos de apoyo en superficie.

Las inmersiones realizadas en este humedal por los submarinistas del Club C.I.M Jaca para llevar a cabo esta previa actividad de limpieza de su interior descubrieron la abundancia de hilos de pesca y señuelos en comparación con otros objetos también encontrados .Entre ellos, sorprendió el hallazgo de un parachoques de coche o varias sillas ,así como otros objetos que , desgraciadamente, se encuentran comúnmente en el interior de estos ecosistemas: latas, botellas de plástico, envases , bolsas , calzado, mecheros, plásticos varios…Este material fue retirado y trasladado hasta su depósito en los contenedores correspondientes.

Para realizar el estudio cartográfico, se elaboró, en primer lugar, un perfil batimétrico (un transecto longitudinal) eligiendo una zona que pudiera ser representativa,.Se tomó una dirección de 210 º Norte, con una longitud de 50 m y se alcanzó una profundidad máxima de 7 m. Su medición descubrió la existencia de una pronunciada pendiente con un escalón desde los 5,6 m hasta los 6,6 m , a partir de donde desciende lentamente hasta los 7 m.

Al tratarse de un embalse artificial, el perfil nos muestra un tramo alto del río Aguas limpias, con una fuerte pendiente en la ladera, y lo que debió ser un cauce no muy ancho que se inicia en el escalón que mencionamos (entre los 5,6 m y 6,6 m) y que correspondería con una de las orillas del tramo del río inundado .

Los sedimentos de gravas y cantos rodados de lo que habría sido la ribera del río inundado son gruesos. Por su parte, la capa de limo que correspondería al cauce cuenta con un espesor no superior a los 20 cm.

La temperatura más baja detectada fue de 7 ºC, en general el agua estaba muy fría tanto en capas superiores como en el fondo, debido principalmente al aporte continuo de agua.

Los análisis del agua del embalse, realizados a 3 metros de profundidad ,arrojan bajos niveles en sales minerales (baja conductividad), bajos valores de turbidez (aguas claras) y bajos valores de calcio, elemento éste muy importante para la formación de quitina, necesario a su vez para que los insectos formen su exoesqueleto. En general , son de destacar los bajos valores de los diferentes elementos,. El único valor a resaltar es el de residuos secos en contraposición al valor que se han obtenido en general en los Ibones.

En las zonas estudiadas, no se observó vegetación alguna en la ladera que desciende hasta el fondo. La que existe en la parte superior corresponde a vegetación exterior que ha resultado inundada por la crecida del nivel de las aguas del embalse. Por el contrario en el fondo y sobre el lecho de lo que fue el cauce, así como en las zonas del margen que presentan una fina capa de limo se encuentran agrupaciones aisladas de algas del genero Chara.

Las aguas limpias y transparentes de La Sarra permiten que la luz llegue hasta el fondo y favorecen con ello la aparición de vegetación. Puede decirse que de alguna manera genera su propia materia orgánica aunque la principal fuente de matera orgánica es el exterior del estanque: pequeñas ramas, hojas secas, … Se descomponen por acción de bacterias y hongos y dan lugar a detritus que son aprovechados por organismos consumidores.

En el fino fondo de limo del embalse de La Sarra se pudieron ver nematelmintos, gusanos de color blanco, caracolas y tricópteros (larvas de insecto refugiados en una concha cónica), adheridos a objetos de basura depositados en el fondo

Comentarios