El Ministerio se hará cargo de las vacunas de gripe A que no se usen

El pasado lunes se dio por concluida la campaña de vacunación contra la gripe A. En total, algo más de 40.000 aragoneses se han vacunado, una cifra que no supera el 15% de la población incluida en los grupos de riesgo, para los que estaba recomendada esta dosis, y para quienes se habían adquirido 290.000 vacunas con cargo al Ministerio de Sanidad.

Hace pocos días, el director general de Salud Pública, Francisco Falo, se mostraba “insatisfecho” por estas cifras tan escasas de vacunación. El personal sanitario no ha respondido en gran medida (aunque sí más que en otras campañas estacionales, aseguraba Falo), pero tampoco lo han hecho como se esperaba el resto de grupos considerados de riesgo. De todas formas, aunque se de por concluida la campaña, no se finalizará de manera drástica y las vacunas no se van a retirar de los centros de salud "ni en una semana ni en dos" aseguraba, así que todo aquel cuyo médico considere oportuno su vacunación podrá solicitarlo en su centro de salud. Sobre la posibilidad de que las vacunas contra la gripe A se puedan dispensar en las farmacias, como las de la estacional, Falo ha dicho que el Consejo Interterritorial de Salud todavía no ha tomado esa decisión y que ninguna empresa farmacéutica lo ha solicitado.

Las vacunas fueron adquiridas gracias a un importante esfuerzo económico del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España, así que a él le corresponde la decisión de qué hacer con el elevado número de dosis que no se han utilizado. Un porcentaje de ellas se compraron con la posibilidad de devolución a las empresas farmacéuticas.

Por último, el director general aseguraba hace unos días en Zaragoza que “No se puede bajar la guardia”, y que la sociedad “da bandazos” al pasar de “el riesgo enorme que parece que nos vamos a morir todos a banalizar de manera extrema con el tema de la vacunación”.

Comentarios