El nuevo polígono industrial de la Corzana llega al pleno de Monzón

El pleno de la Corporación daba el visto bueno a la Aprobación Definitiva de la Modificación Puntual nº 2 del PGOU, sector industrial “La Corzana”. Es decir, se culminará la tramitación administrativa del proyecto de construcción de un polígono de 500.000 metros cuadrados en el cruce de la autovía A-22 Lérida-Huesca y la carretera regional Monzón-Fonz, promovido por las sociedades “Gestión y Desarrollo del Henares, S.A.” y “San José 8 Promotora Inmobiliaria, S.A.”.

En noviembre de 2007, tras estudiar la Comisión de Urbanismo los planes de la iniciativa privada y acordar un convenio urbanístico, el pleno aprobó con carácter inicial la modificación puntual para la conversión de 50 de las 97 hectáreas de la partida “La Corzana” en terreno urbanizable delimitado industrial. El convenio establece la cesión al Ayuntamiento de las 47 hectáreas de la zona conocida como “Pinar de Salas” (parque municipal periurbano). A la aprobación por el pleno siguió un periodo de exposición pública de un mes.

El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) conoció el expediente y en febrero de 2008 exigió un Procedimiento de Evaluación Ambiental, documento que fue presentado meses después. La publicación de la Memoria Ambiental del proyecto de “La Corzana” en el BOA de 2 de junio de 2009 puso fin al trámite “ambiental” de la modificación.

Por otro lado, la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio requirió en septiembre de este año una ampliación de la documentación remitida (no se pronunció en el primer estudio del expediente, ni en un sentido ni en otro). El Ayuntamiento la cumplimentó y el organismo de la DGA que entiende en materia urbanística emitió dictamen favorable en noviembre. La aprobación definitiva por el pleno municipal cerrará el proceso.

El equipo de gobierno ha destacado dos aspectos paralelos a la modificación: por un lado, los promotores se obligan a desarrollar el proyecto “en fechas determinadas” (por ejemplo, deben presentar el Plan Parcial en seis meses); por otro, la celeridad exigida va acompañada de penalizaciones por incumplimiento de plazos, consistentes en la entrega de suelo al Ayuntamiento.

Respecto al polígono en sí, se considera que la oferta de 500.000 metros de suelo industrial “de calidad” para pymes y talleres es el “mejor complemento” a la urbanización y ordenación de “La Armentera”, superficie de 300 hectáreas reservada para la industria pesada.

El alcalde, Fernando Heras, manifestó: “En este caso, la iniciativa privada llegó por su propio pie, atraída por nuestra situación estrategia en el corredor de la A-22 y la cultura industrial de la ciudad. Lo que hemos hecho ha sido facilitar el desarrollo de un proyecto que desde el primer momento nos pareció viable y oportuno, y negociar un buen convenio para la ciudad”.

Comentarios